HAY QUE APROVECHAR AHORA LA DINÁMICA

FERNANDO GÓMEZ

Nueva victoria del Valencia que aprieta las cosas en la clasificación, y que si la une a la consecución de los tres puntos ante el Getafe, lo habrá metido definitivamente y de pleno en la pelea por la cuarta plaza. Es lo que se necesitaba, encadenar victorias para alcanzar a los de arriba y, con la dinámica tan positiva por la que ahora mismo transita el equipo, convertirse en el principal favorito a esa clasificación final para disputar la Champions League la temporada que viene.

Y no fue fácil, una primera mitad equilibrada, en la que los nuestros sacaron ventaja a través de ejecutar con maestría lo que mejor hacen, el contragolpe, y ellos aprovechar también lo que mejor ponen en práctica, el balón parado.

No acaban de ver los rivales, y si lo ven no acaban de neutralizar, el tremendo daño que les hace Rodrigo Moreno cuando se sitúa entre líneas y cuando el Valencia está replegado retrasar su posición para ser, casi siempre, el principal receptor del primer pase tras recuperación de balón. Y así se dio en el primer gol valencianista, toque de Kevin Gameiro para Rodrigo que, absolutamente libre de marca, da la vuelta, conduce y mete una pelota fantástica a Guedes, que ocupa el espacio y define con interior de pie derecho a la perfección.

Si los rivales siguen sin saber defender este tipo de jugadas, los futbolistas ofensivos del Valencia se verán muchas ocasiones en esta situación de potencial peligro en área rival. Y, sin embargo, en defensa seguimos sufriendo en centros laterales y a balón parado. Ellos empataron así. Kondogbia dejó su marca, creo que esperando la salida de Neto, que finalmente no se produjo, y Ramalho la metió de remate de cabeza. Precisamente Neto que después, en la segunda parte, fue uno de los mejores del Valencia sobre el terreno de juego.

Hay que admitir que la segunda mitad comenzó mal, ellos dominaban el balón y además llegaban fácilmente al área valencianista, pero fue Parejo, en el primer disparo que hizo el Valencia tras el periodo de descanso, el que hizo inútil la estirada de Bono para hacer el segundo tanto para el equipo blanquinegro.

Marcelino pedía eficacia cara al gol, pues en este último par de meses, la eficacia que está demostrando el equipo es casi total. No tiramos tanto pero marcamos más. Sin duda.

Y llegó la expulsión de Roncaglia, justa. Resbaló y derribó a Stuani. Salió Diakhaby para cubrir esa vacante y nos metimos atrás. Marcelino pidiendo tranquilidad desde el banquillo para no perder la pelota recuperada tan rápido, pero era imposible. Diakhaby, en una acción infantil, injustificable, permitió que el Girona empatara. Y ese empate les perjudicó. Creyeron en la victoria final. Eusebio no retuvo a sus laterales y defendiendo sólo con dos centrales llegó la recuperación del Valencia para encontrar al espacio a Ferran, que definió con pasmosa tranquilidad.

Las famosas dinámicas. Ultramegasuper efectividad y victoria cuando no sabíamos ni quiera si empataríamos. Aprovechémosla para ir subiendo posiciones en la clasificación y alcanzar el objetivo deseado.