Valencia sueña con ser Capital Mundial del Diseño en 2022

Un diseño de Bascuñán, Lavernia y Nebot para la Generalitat Valenciana para señalización turística. /
Un diseño de Bascuñán, Lavernia y Nebot para la Generalitat Valenciana para señalización turística.

La ciudad del Turia pasaa ser finalista y competirá con la india Bangalore por ganar la titularidad, que se conocerá el próximo octubre

LAURA GARCÉS

La capital del Turia está más cerca de convertirse en la Capital Mundial del Diseño en 2022. Ya es finalista en la carrera para alcanzar el objetivo que permitiría convertir a la ciudad en polo de atracción de las miradas del mundo. El comité de la World Design Organization (WDO), que se encarga de la designación, resolvió ayer la incógnita. Ahora sólo queda salvar la última etapa: pasar de finalista a campeona, algo que se conocerá en octubre y para lo que compite con Bangalore, ciudad de la India.

La noticia fue muy bien recibida en la Associació València Capital del Disseny, cuyo presidente Xavier Calvo, además de mostrar la satisfacción por el logro, destacó que desde la WDO les habían transmitido que en la decisión fue definitiva la valoración del «buen estado de madurez del diseño valenciano». El mes que viene está previsto que miembros de la organización visiten Valencia para conocer una ciudad que viaja hacia la capitalidad bajo el lema 'El diseño mediterráneo de Valencia. Diseño para el cambio, diseño para los sentidos'.

Los primeros pasos se dieron el pasado diciembre. En ese momento la Associació València Capital del Disseny lanzó la candidatura para hacer realidad una 'Valencia, Capital Mundial del Diseño 2022', distinción que se concede cada dos años a una ciudad por el uso de esta actividad como conductora del desarrollo económico, social y cultural.

Cuando la capital del Turia se embarcó en este viaje sabía que llegar a la meta exigía superar varias fases. Y ahora sólo queda una, la última. En abril se conoció que la ciudad se convertía en candidata oficial. Quedaba pasar a la fase siguiente, la que se resolvió ayer, y a continuación llegar al puerto en el que se anuncie su nombre como el de la ciudad designada para la aspirada capitalidad en 2022. Será el próximo octubre cuando se conozca el nombre de la elegida.

Desde el primer momento la organización trazó su camino convencida de que el título supondría «la generación de una marca de prestigio reconocida en el ámbito internacional, además de convertirse en foco de atracción de visitantes» generador de valor económico.

Valencia se inscribió en esta carera con el objetivo de hacer del diseño y todas sus disciplinas un agente de innovación urbana, además de promover el diseño valenciano y el resto del español en el ámbito internacional.

El reto que tiene ante sí el diseño valenciano llega precedido de grandes éxitos y un empuje avalado por numerosos y prestigiosos trabajos reconocidos con diversas distinciones, además de los premios nacionales cosechados por diseñadores valencianos. Dani Nebot lo consiguió en 1995, Nacho Lavernia en 2012. En 1999 fue a manos de Javier Mariscal y el alicantino Mario Ruiz lo recibió en 2016. En la modalidad de empresas la creatividad valenciana ha conseguido el Premio Nacional. Punt Mobles lo hizo en 1997, Andreu World en 2007 y Actiu, en 2017.

La iniciativa cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Valencia y de la Generalitat y varias empresas.