Valencia ensalza el arte de Julio González

El IVAM exhibe la muestra 'Materia, espacio y tiempo'./J. MONZÓ
El IVAM exhibe la muestra 'Materia, espacio y tiempo'. / J. MONZÓ

El IVAM ultima para septiembre el primer congreso que analizará la vida y obra del escultor catalán. Las jornadas reunirán los días 20 y 21 a críticos e historiadores como Tomás Llorens, María Rosón y la directora adjunta del Pompidou de París, Brigitte Leal

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Valencia ensalza el arte de Julio González (Barcelona, 1876-París, 1942). El escultor será el protagonista del primer congreso sobre su obra que organiza el IVAM. Se desarrollará entre los días 20 y 21 de septiembre y contará con distintos representantes nacionales e internacionales del mundo del arte.

Las 'Jornadas de estudio sobre la obra de Julio González' buscan, según los responsables de la pinacoteca, «ofrecer una visión plural desde diferentes enfoques analíticos y creativos sobre las contribuciones y aportaciones constructivas del artista en el debate de las ideas estéticas e investigaciones plásticas que han configurado nuestra sensibilidad contemporánea».

Tendrá lugar, además, en el auditorio del museo valenciano, y será inaugurado por el historiador y crítico de arte Tomás Llorens, quien fuera director del centro. Nadie mejor que Llorens, quien no sólo tuteló la pinacoteca entre 1986 y 1988 sino que además fue artífice de la recuperación de la colección del escultor, que fue el germen del proyecto del IVAM, para explicar la influencia del autor catalán en las vanguardias y el arte contemporáneo del siglo XX.

Junto al experto, el congreso cuenta con la presencia de la directora adjunta y responsable de las colecciones del Musée National d'Art Moderne-Centre Georges Pompidou de París, Brigitte Leal; y de la profesora titular y directora del departamento de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, María Dolores Jiménez Blanco.

A ellos, y con la intención de abrir nuevos caminos en el análisis de la figura de González, les acompañarán la historiadora del arte e investigadora, María Rosón; la científica titular del departamento de Historia del Arte y Patrimonio del Instituto de Historia del CSIC, Idoia Murga; y el artista David Bestué.

La celebración de las jornadas coincide con la exposición del IVAM 'Materia, espacio y tiempo. Julio González y las vanguardias', que se inauguró el pasado mes de abril en la pinacoteca de la capital del Turia. En la exhibición se muestran diferentes momentos clave de la trayectoria del escultor, como su formación en el círculo modernista catalán o la relación con su propio hermano Joan González. La muestra también se detiene en su amistad con el artista Joaquín Torres García y su participación en el Pabellón de la República en la Exposición Internacional de París en 1937.

Este proyecto, que se podrá visitar hasta enero de 2021, abre el diálogo también entre las obras del propio González con la de creadores como Pablo Picasso, Manolo Hugué, Joan Miró, Kurt Switters, Sophie Taeuber-Asp, Pablo Gargallo, Jean Arp, Constantin Brancusi, Luis Fernández, Joaquín Torres-García, Alexander Calder, Jean Hélion, Jacques Lipchitz o David Smith, entre otros.

Con este telón de fondo, la intención del IVAM es debatir sobre un autor que, aunque con una producción creativa no muy extensa, cambió el rumbo de la escultura contemporánea. Nacido en el seno de una familia de artesanos que regentaba una metalistería en la Barcelona modernista que impulsó grandes proyectos arquitectónicos, Julio González aprendió las técnicas del trabajo del metal durante su juventud. Sin embargo, sus aspiraciones creativas que compartía con su hermano Joan lo animaron a ampliar su formación académica antes del traslado a París en 1900. Con la llegada a la capital francesa se consolida su vocación creativa a través de los contactos con los círculos artísticos y con figuras de la talla de Pablo Gargallo y Pablo Picasso. 

Su colaboración con el artista malagueño a finales de la década de los años 20 para una serie de proyectos de esculturas en metal fue «crucial para González». Si bien éste le enseñó las posibilidades plásticas que el hierro había alcanzado por la actividad artesanal de varias generaciones, las consecuencias fueron de mayor calado en el caso del escultor catalán que vio la alternativa de una renovación formal en su práctica creativa. Se decide claramente por la escultura iniciando una trayectoria singular que ofrecerá unos resultados sorprendentes. En la década siguiente participará en las propuestas expositivas más avanzadas como la muestra internacional del movimiento Cercle et Carré (Círculo y Cuadrado) organizada por Torres García y Michel Seuphor y que incluía obras realizadas por artistas como Mondrian, Arp, Pevsner, Kandinsky o Le Corbusier, entre otros, que tuvieron una enorme repercusión.

El centro conserva más de 400 obras del creador

Julio González está considerado uno de los principales escultores del siglo XX. A pesar de no ser muy extensa, su obra se muestra en los museos de arte moderno más relevantes del panorama internacional. No obstante, la colección más importante de González es la del IVAM, que consta de 120 esculturas, 20 pinturas y 70 dibujos, entre otras. La adquisición en julio de 1985 de parte de sus fondos fue el arranque del proyecto expositivo del museo valenciano. No sólo se adquirieron las piezas sino que hubo una generosa donación de las herederas del artista, Carmen Martínez y Viviane Grimminger. En total, el IVAM conserva casi cuatrocientas creaciones.