«La Vuelta no necesita grandes nombres»

Pedro Delgado estará desde mañana retransmitiendo la Vuelta junto a Carlos de Andrés. / r. c.
Pedro Delgado estará desde mañana retransmitiendo la Vuelta junto a Carlos de Andrés. / r. c.

Pedro Delgadovuelve a contar en TVE la ronda española, que empieza mañana

JULIÁN ALÍA

No se moja a la hora de situarse en una lista de los mejores ciclistas españoles, aunque Pedro Delgado (Segovia, 59 años) sí recuerda, que, «afortunadamente», pudo ganar en una ocasión el Tour de Francia, y en dos, la Vuelta a España, de la que mañana arranca una nueva edición. Y cómo no, con él en la silla de comentarista de TVE, tanto en Teledeporte como en La 1, a partir de las 16.00 horas en las etapas más destacadas, desde donde analizará junto a Carlos de Andrés la tercera 'grande' de la temporada. Con la ausencia de algunos favoritos y la duda del ganador del Giro, Richard Carapaz, pero con grandes nombres como Nairo Quintana, Miguel Ángel López, Primoz Roglic o Alejandro Valverde. Y sí, también «ese ciclista que, sin ser un número uno, es todo un profesional por cómo corre y por su actitud y su valentía en unos tiempos en los que con la tecnología, los vatios, el medir los esfuerzos, los pinganillos y la falta de espontaneidad, él reivindica el ciclismo épico». De hecho, Thomas de Gendt «es ciclismo», dice Delgado sobre este titán belga.

- A diferencia del Tour, aquí se encargan de toda la retransmisión. ¿Nota mucha diferencia?

- Diferencias siempre hay. Por un lado, tienes envidia del despliegue que hace el Tour, pero la verdad es que cuando lo hacemos nosotros tenemos la gran ventaja de tener un motorista, Juan Carlos García, en la carrera, que nos va contando todo lo que va aconteciendo más de cerca. Nos permite enterarnos de lo que pasa entre los ciclistas, hablar con los directores... Enriquece muchísimo los comentarios y la retransmisión de la carrera, y eso lo agradecemos, mientras que en el Tour siempre nos apoyamos de lo que vemos en imagen.

- Antes se decía que la Vuelta servía para preparar el Mundial, pero sus últimos ganadores, salvo Valverde, no participaron. ¿Le parece que algunos equipos se han reservado?

- Eso se suele escuchar muchas veces. Yo creo que va en el carácter español. Queremos tener a todos, pero es que hay muchas carreras y no pueden ir todos los números uno. En cuanto a lo que es la carrera, funciona bien tanto con esos ciclistas que algunos dicen que se echan en falta, como sin ellos. La Vuelta no necesita tampoco de grandes nombres, que afortunadamente siempre los tenemos, pero es una sensación que tiene el español, de creerse el centro del mundo. El Giro o el Tour tampoco piensan si está o no está Froome y que por eso la carrera va a estar devaluada. El recorrido es el que tiene que permitir vivir la carrera con pasión, y que nos ayude a descubrir nuevos campeones.

- Este año hay cinco finales en alto inéditos. ¿Alguno le ha llamado la atención?

- Pues, el primer plato, la quinta etapa, en Javalambre, es una ascensión que me ha sorprendido. Quizá le falte dureza al inicio, pero es larga, dura y es un final muy bonito. También, una que puede ser decisiva es la que acaba en el Santuario del Acebo (la 15ª), porque se sube por una vertiente durísima. Eso va a dar mucho juego a que se vaya dilucidando quién es el ganador.

- ¿Quiénes parten como favoritos para serlo?

- Hay varios nombres. Entre los españoles, me gustaría Marc Soler, pero el bloque del Movistar (Carapaz, Quintana y Valverde) es tan potente que lo tiene muy complicado. Favoritos diría que son Nairo Quintana, Miguel Ángel López, Jakob Fuglsang, o también Ion Izagirre, pero quizá el hombre a batir sea Primoz Roglic, por la capacidad que tiene en la montaña y en la contrarreloj. O su compañero Steven Kruijswijk... Hay varios bloques francamente potentes: Movistar, Astana, Jumbo-Visma... No nos podemos quejar de participación.

- El ciclismo se suele relacionar con el dopaje. ¿Diría que en otros deportes no ocurre o es porque no se vigila tanto?

- Los excesos del pasado le siguen pasando factura. Realmente cualquier noticia de positivo en el ciclismo no tiene nada que ver con una del fútbol. Y los hay en un sitio como en el otro. Un positivo en ciclismo es noticia prioritaria en los informativos, incluso más que quién ha ganado la carrera. En otros deportes los medios casi andan perdonando al deportista al que han pillado. Eso es muy triste. Hay una especie de injusticia creada debido a la herencia que tiene el ciclismo. Hay casi una caza a degüello para ver si pillan a alguno.

- Usted ha sido profesional. ¿Es un tema tabú en el pelotón?

- Cuando a alguien le pillan por una sustancia sancionable, la gente no entiende nada. Primero porque mancha el ciclismo, pero sobre todo porque ese mismo deportista queda fuera del circuito. Ningún equipo le quiere. Es cavarse una tumba. No se entiende. Todos compiten cumpliendo las reglas de manera superescrupulosa, y cuando surge un tema de dopaje se sienten traicionados.