La Torre Lugano, en la Comunitat Valenciana, el residencial más alto de España

La Torre Lugano, en la Comunitat Valenciana, el residencial más alto de España

Para subir a la última planta, la 42, hay que ascender 220 metros sobre el nivel del mar

LAS PROVINCIAS

Son el orgullo del vecindario. No pasan desapercibidos ni dejan indiferente a nadie. ' Comando Actualidad ' descubre quién habita algunos de los edificios considerados más emblemáticos y privilegiados en España, y desvela qué hay detrás de viviendas que parecieron imposibles y que hoy son las casas del futuro.

En la Comunitat Valencia se pueden difrutar de las mejores vistas de toda España, desde las casas más altas del país. Así, el programa de TVE muestra las viviendas más altas de España, en la Torre Lugano, en Benidorm (Alicante). Para subir a la última planta, la 42, hay que ascender 220 metros sobre el nivel del mar y vencer el vértigo. La Torre Lugano, con 204 viviendas con piscina, club social, gimnasio, pista de pádel, jardín y zonas infantiles, fue considerada en 2016 como el edificio residencial activo más alto de España.

Aunque, tienen competidores. Los edificios Madrileños de oficinas son los grandes colosos de España. La Torre de Cristal con 249 metros de altura distribuidos en 50 plantas (Madrid), la Torre Cepsa, con 248 metros y 49 pisos (Madrid), la Torre PwC con 236 metros de alto repartidos en 58 niveles (Madrid) o la Torre Espacio con 224 metros y 57 alturas son los cuatro edificios más altos del país. Justo por detrás, está el primer edificio valenciano el coloso In Tempo que resurge de sus escombros, con 192 metros y 47 plantas dedicadas exclusivamente a residencias. Aunque aún esté por terminar. Estas torres gemelas unidas por un cono invertido tienen 29.000 metros cúbicos y 2.500 toneladas de acero. Las obras se interrumpieron en 2014, cuando ya estaba hecho el 90% y la operación de elevar hasta arriba los materiales con una grúa duraba unos ocho minutos, porque la promotora entró en concurso de acreedores. Hubo gente que compró una vivienda y se quedó sin nada.

El empresario murió en 2015 sin ver su obra rematada, algo que sucederá en los próximos meses después de que las grúas vuelvan a picotear por la costa mediterránea. A 500 metros de In Tempo está la playa de Poniente, donde el Ayuntamiento desbloqueó hace unos meses el último pedazo de tierra que quedaba libre: 165.000 metros cuadrados que pretende urbanizar TM Grupo Inmobiliario, una promotora de Torrevieja (Alicante) que prevé invertir 260 millones para construir 1.200 viviendas.