«En la tele tienes que ofrecer resultados»

«El periodismo no ha cambiado, la calle sí», opina Ónega. /  TELECINCO
«El periodismo no ha cambiado, la calle sí», opina Ónega. / TELECINCO

Sonsoles Ónega cumple un año al frente de 'Ya es mediodía' en Telecinco.«Nunca sabes cómo se ordenan los astros para que alguien se fije en ti»

JULIÁN ALÍA

Por mí y por todos mis compañeros», dice Sonsoles Ónega (Madrid, 41 años), como si del juego del escondite se tratara, deseando que 'Ya es mediodía', el programa que presenta a diario en Telecinco desde las 13.30 horas, repita la hazaña que cumple mañana: un año en emisión.

- ¿Qué balance hace?

«Todas las mañanas pienso que vamos en piragua rodeados de tiburones»

- Ha sido una experiencia muy enriquecedora, porque aunque toda mi carrera profesional la he hecho en la tele, lo que he aprendido aquí es una forma distinta de narrar la actualidad, de conectar con la gente en un formato mucho más largo que a lo que estaba acostumbrada a hacer, que eran 25 segundos en los informativos. Ha sido muy ilusionante, arriesgado en su momento, y estoy con ganas de seguir creciendo.

- ¿Cómo nació el formato?

- Fue una apuesta por hacer un programa de información de actualidad en directo, en una franja que llevaba muchos años con concursos y otros formatos de entretenimiento. El año pasado por estas fechas, un poquito antes, estábamos en plena aprobación de los presupuestos del Rajoy, después la moción de censura... Era un momento que reclamaba que hubiera espacios en directo que pudieran ajustarse a lo que pasaba en la calle, y yo creo esa fue la motivación fundamental.

- ¿Y por qué fue la elegida?

- ¡Uy! Eso hay que preguntárselo a los jefes. Quizá se fijaron en alguien que ya manejaba esa información, porque yo llevaba diez años en el Congreso de los Diputados. De todas formas, nunca sabes cómo se ordenan los astros para que alguien se fije en ti.

- ¿Cómo ve el periodismo en televisión?

- Yo creo que lleva años renovando la manera de hacer informativos, y que cada vez tendemos más a hacer una información... no quiero utilizar el calificativo 'ligera', pero sí 'comprensible' para el ciudadano. Siendo sincera, siempre lo he pretendido cuando he hecho información en la tele. Me crié haciendo tribunales, que es una cosa muy complicada de explicar al espectador, porque no vas a entrar en qué se diferencia una providencia de un auto. En cuanto a la forma de hacer periodismo, no creo que haya cambiado. Lo que sí lo ha hecho es la calle, la sociedad, y sobre todo los políticos, pero, a mi juicio, el abecé del periodismo sigue siendo el mismo.

- ¿Algún otro programa le haría más ilusión que este?

- No se me pasa por la cabeza planteármelo. Me veo haciendo formatos de actualidad, que es donde me encuentro cómoda. Ahora mismo, tengo bastante con mi 'Ya es mediodía', con mantenerlo donde está, e incluso con seguir creciendo un poco en esta franja, que es muy complicada, porque a partir de la una y media suma un montón de espectadores que, o quieren estar informados, o prefieren relajarse un poco porque han llegado a comer a casa.

«Un punto cuenta un mundo»

- ¿Le influyen las audiencias?

- Mentiría si dijera que no. Es bastante ridículo no admitir que en la tele tienes que ofrecer resultados a tus jefes y un buen producto a tus espectadores. No voy a decir que la supervivencia dependa de que crezcamos, porque el programa se ha consolidado, pero en su origen dependió de que pudiéramos enganchar con la audiencia. Esto es una empresa y quiere resultados, y mantenerse un año en la pantalla es una suerte, aunque nosotros no nos hemos dormido en los laureles nunca. No me imagino que en Zara no miren cuánto han vendido el día anterior. Esto se parece bastante. Me encantará que llegue el día en que que no importe nada subir o bajar un punto, pero aún estamos en un nivel en el que un punto cuenta un mundo.

- ¿La audiencia lo es todo?

- No. La traslación de tu trabajo a una audiencia te ayuda a mejorar y a corregir errores a la hora de hacer la escaleta del programa, pero no hasta el punto de decidir el contenido. No decimos: 'Si esto no da audiencia no lo damos'. Si es noticia, es noticia. Eso en el equipo lo tenemos muy claro, pero a nuestra hora, en la que cabe todo -política, sucesos, una historia humana o el entretenimiento-, es donde tenemos que ajustar, y el espectador, que tiene un mando a distancia, el que decide si mereces la pena o no.

- ¿Cuándo descubrió su vocación periodística?

- Es lo que he visto en mi casa. Si mi familia hubiera sido de médicos, a lo mejor me hubiese dedicado a arreglar corazones, pero en casa vivía con un padre (Fernando Ónega) con una vocación innata, haciendo radio desde casa, o maquetando la mancheta de un periódico. Cuando hubo que decidir si hacer periodismo no lo dudé. Y me alegro muchísimo. Soy inmensamente feliz haciendo lo que hago.

- ¿Qué planes hay ahora para 'Ya es mediodía'?

- Ahora, a por otro año, con las mismas ganas. Y a pelear. Yo todas las mañanas pienso que vamos en una piragua por un océano enorme con muchos tiburones alrededor. Todos sabemos cómo está este oficio. Así que, por mí y por todos mis compañeros, que dure muchos años.