Las series también conquistan el cine

La versión cinematográfica de 'Downton Abbey' batió récords de taquilla en su estreno en Estados Unidos. / ITV
La versión cinematográfica de 'Downton Abbey' batió récords de taquilla en su estreno en Estados Unidos. / ITV

La película de 'Downton Abbey' llena las salas y el regreso de 'Breaking Bad' promete no dejar indiferente a nadie

MIKEL LABASTIDA

Tal vez haya sido una manera de zanjar una discusión recurrente (y absurda), esa en la que cada semana nos enzarzamos sobre si hay series que son como películas o son películas directamente. El caso es que, hartas de las comparaciones, algunas ficciones televisivas han decidido asaltar directamente los cines y conquistar otra pantalla, como si las de los ordenadores, tabletas y teléfonos no fuesen suficientes. Ahora sí, las series son películas.

No es una práctica nueva. Títulos como 'El Equipo A', 'La familia Addams', 'Mision: Imposible', 'Los ángeles de Charlie' o 'Starsky y Hutch', por citar algunos de los más populares, tuvieron una extensión en la gran pantalla tras su éxito en la pequeña. En general fueron versiones actualizadas y con mayor presupuesto de lo que previamente se había visto en la televisión. Se mantenía el espíritu pero variaban los rostros protagonistas y el entorno. Es decir, cuando la historia de los cuatro soldados desertores de la guerra de Vietnam que trabajan como mercenarios en defensa de las causas justas se convirtió en película las caras de MA Baracus o Fénix cambiaron y la furgoneta se retocó. Lo mismo sucedió con los míticos detectives californianos o con 'las tres muchachitas que fueron a la academia de Policía'.

Ahora ese complejo de hermana menor se ha curado. Las series no necesitan pasar por chapa y pintura para asaltar los cines. Cuentan con una carrocería suficientemente buena como para mirarse de frente con cualquier producción de Hollywood e incluso para dejarla pequeña. Ha ocurrido con 'Downton Abbey', que el pasado 20 de septiembre resucitó en forma de filme y volvió a invitar a los espectadores a la mansión de Yorkshire. Y estos acudieron en masa, tanto que en la taquilla americana ha superado al mismísimo Rambo ('Last Blood') y a la interestelar 'Ad Astra' con Brad Pitt. 31 millones de dólares logró en su primer fin de semana de exhibición el clan británico en comparación con los 19 recaudados por cada una de las otras.

Los Crawley se reencontraban con su público, que durante seis años siguió sus andanzas y las de sus sirvientes emplazados en un castillo en la Inglaterra de inicios del siglo XX. La serie de ITV fue un éxito mundial que acaparó toda clase de premios, sobrevivió a la marcha de algunos de sus protagonistas y dejó para la posteridad frases emblemáticas que salían por la boca de la condesa viuda de Grantham, interpretada magistralmente por Maggie Smith. Aunque la ficción echó el cierre en diciembre de 2015 sin dejar ningún cabo suelto, el creador (Julian Fellowes) quería otorgar una despedida aún mejor a sus personajes y los reunió para que recibieran a los reyes de Inglaterra, Jorge V y María de Tuck. Y la idea ha funcionado, lo cual puede dar nuevas pistas sobre la manera de atraer a las salas a una audiencia a la que cada vez le cuesta más consumir obras audiovisuales fuera de su casa.

Para los seguidores de la serie

A diferencia de los ejemplos anteriormente citados, para disfrutar de este tipo de películas es preferible haber visto la ficción porque plantea tramas que requieren saber de los personajes y de las vicisitudes por las que han pasado. Como en otras muchas cosas fueron pioneras en este tema las chicas de 'Sexo en Nueva York', que ampliaron sus aventuras a través de dos filmes. Lo que entonces se observó como una excepción comienza a contemplarse como una tendencia y una nueva forma de alargar las vidas y los rendimientos de las series.

En el caso de 'El camino', la cinta heredera de 'Breaking Bad' que Netflix está a punto de estrenar (11 de octubre), sí es condición imprescindible conocer los acontecimientos acaecidos en Albuquerque para no perderse. «No nos detenemos para explicar las cosas a un público que no es el de la serie. Si, después de 12 años, no la has visto, probablemente no vayas a comenzar ahora», explicó su guionista, Vince Gilligan. Aquellos que se emocionaron y siguieron la transformación radical que experimentó Walter White de profesor de Química a capo de la droga podrán descubrir ahora qué ocurrió con su Sancho Panza, el ingenuo Jesse Pinkman. Aaron Paul vuelve a encarnar al joven drogadicto, que se reencontrará con hasta diez personajes más de la mítica producción. Además de en la propia plataforma, la película ocupará la cartelera de salas de 68 ciudades de Estados Unidos.

HBO, por supuesto, no se ha quedado atrás en esta conquista de formatos. En junio estrenó la película de 'Deadwood' con la que saldaba la deuda contraída con los fans que se quedaron huérfanos con la cancelación de este título. Y ahora prepara una precuela de 'Los Soprano', que explicará los orígenes del popular jefe de la mafia de Nueva Jersey.