«Estoy en una segunda juventud»

Carlos de Andrés vuelve a retransmitir el Tour de Francia junto a Perico Delgado. / tve
Carlos de Andrés vuelve a retransmitir el Tour de Francia junto a Perico Delgado. / tve

Carlos de Andrés comenta una nueva edición del Tour, que desde hoy emite Teledeporte, de TVE.«Aunque no esté Froome, veo realmente complicado que un español gane»

JULIÁN ALÍA

El Tour de Francia se vive un año más en TVE. Sobre todo en Teledeporte, aunque La 1 emitirá el final de las etapas 6, 12, 14, 15, 18, 19 y 20. Como es habitual, la edición número 106 de la ronda francesa, que arrancó el pasado sábado en Bruselas, vuelve a tener como rostros visibles en la cadena pública a Perico Delgado (Segovia, 59 años) y a Carlos de Andrés (Barcelona, 54 años), que se ponen hoy al frente de una nueva retransmisión. «Como Perico me dijo una vez: 'El Tour es siempre largo y duro'», comenta De Andrés. - ¿Es un Tour descafeinado por la falta de Chris Froome y Tom Dumoulin, o todo lo contrario, porque hay más igualdad? - Que falte Froome siempre es un problema. Lamentando muchísimo su ausencia, yo espero que sea una carrera más abierta, más interesante, más bonita. Al final, el problema es que Froome y el Ineos dominan demasiado la carrera. Vamos a ver si realmente no sucede esto. Al final, lo que queremos es divertirnos, y en los últimos años quizá lo hemos hecho más en el Giro y en la Vuelta que en el Tour.- ¿Quién es el favorito? - Es difícil. Lo que veo claro es que no hay ni diez, ni once, ni todo lo que ponemos los periodistas a veces. Corredores que puedan ganar una carrera de tres semanas... hay tres, no diez. Evidentemente, Geraint Thomas es el último ganador, pero viene de una caída en Suiza, y creo que hay muchas incógnitas. Hay corredores como Richie Porte o Nairo Quintana, pero si tuviera que decir según lo que he visto este año, diría Jakob Fuglsang, pero nunca ha podido con el Tour. Me es difícil, pero seguiría apuntando al Ineos, porque tiene a Thomas y a Egan Bernal, pero también veo un bloque en Astana y Movistar que si son valientes le pueden hacer mucho daño.- ¿Cómo ve a los españoles? - Pensar que un español puede ganar el Tour es realmente complicado. Alejandro (Valverde) ya ha dicho que no va a ganarlo. Incluso va a intentar desconectarse de la general y no meterse en ningún berenjenal. Mikel (Landa) tiene potencial, y me encanta, pero creo que es muy difícil que pueda ganar. Opciones reales no me atrevería a decir que hay. Y (Enric) Mas es muy joven. Para que un español gane el Tour tiene que pasar algo, pero ¿por qué no? Esto es una carrera muy larga y pueden pasar mil cosas.- ¿Su relación con Perico es solo profesional o eso es imposible después de tanto tiempo?

- Después de tantísimos años, somos ya amigos. Nos vemos en invierno también y hablamos habitualmente, conocemos a nuestras familias... Además, es muy fácil convivir con Pedro, y es algo que me gusta decir siempre; se adapta muy bien a todo. - ¿Ve ya como una obligación comentar el Tour? - El día que lo vea como una obligación será el momento de dejarlo. Sí que es verdad que compartí este trabajo unos años con la dirección de Teledeporte, y por el volumen de trabajo se me hacía un pelín duro, pero luego lo dejé, y ahora todo lo contrario. Creo que estoy en una segunda juventud. Ahora tengo más tiempo para prepararlo, para dedicarme... El año pasado disfruté muchísimo toda la temporada, y este seguro que también. - Hace poco, la UCI (Unión Ciclista Internacional) le quitó la Vuelta de 2011 a Juanjo Cobo. ¿Cómo ve este tipo de actuaciones tantos años después? - El problema es: ¿De qué sirve? Que ahora a un señor que ya tiene otro trabajo (Juanjo Cobo) le digan que ha perdido la Vuelta a España, y a otro pobre que está en la cama de un hospital (Chris Froome), porque ha tenido un gravísimo accidente, que la ha ganado... ¿de qué sirve? No sé. Me parece que es dar vueltas sobre lo mismo. Es evidente que el dopaje siempre hay que perseguirlo al máximo nivel porque es la gran lacra de cualquier deporte, pero ¿diez años después sirve de algo? En general, las decisiones de la UCI me cuesta entenderlas.