El año de Rosa María Mateo

Rosa María Mateo./Archivo
Rosa María Mateo. / Archivo

La periodista cumple doce meses como administradora única de RTVE | La Corporación espera que las Cortes resuelvan el concurso público para renovar su dirección

JUANFRAN MORENOMadrid

Retirada de su vida profesional, Rosa María Mateo recibió la llamada del Gobierno de Pedro Sánchez hace ahora un año para comandar una etapa de provisionalidad al frente de Radiotelevisión Española (RTVE). A sus 76 años, la veterana periodista se lo pensó y aceptó. Fue el 'plan B' que aprobó el Congreso de los Diputados por mayoría absoluta -180 diputados a favor, 131 en contra y una abstención- después de varios intentos fallidos para desbloquear la parálisis que se avecinaba en la Corporación tras el final de mandato del cuestionado José Antonio Sánchez.

Llegaba para un periodo provisional de tres meses, pero su estancia se ha alargado más de lo previsto por el retraso en la resolución del concurso público para renovar la cúpula de RTVE. La administradora única Mateo reunió todos los poderes del Consejo de Administración y ejecutó una batería de cambios que afectaron principalmente al área de Informativos. Cesó a los principales directivos de la anterior etapa, que acumulaban denuncias y críticas del Consejo de Informativos -el órgano interno que vela por la independencia de los trabajadores- por supuestas malas prácticas periodísticas, episodios de censura y manipulación.

Mateo eligió a Begoña Alegría, una profesional vinculada a RTVE desde hace 30 años, como directora de Informativos para sustituir a José Antonio Álvarez Gundín. La periodista logró el respaldo del 85% de la redacción en una consulta interna para valorar el nombramiento. En este año, la nueva dirección de la cadena pública ha pretendido «recuperar la credibilidad y volver a ser la referencia informativa». Sin embargo, la audiencia media de los 'Telediarios' en esta temporada ha descendido 409.000 espectadores y 1,8 puntos de 'share' respecto a la gestión anterior. Una bajada que achacan a «lo habitual que ocurre en televisión cuando hay nuevos equipos».

Pese a ello, la pública volvió a recuperar el trono como cadena favorita de los ciudadanos (22,4%) para seguir en televisión la información política y electoral, según el último CIS, un primer puesto que perdió en 2015 a favor de La Sexta. Además, RTVE ha destacado en los últimos días que La 1 fue la referencia informativa durante la segunda votación de la investidura fallida de Pedro Sánchez (16,9% de 'share', frente al 15,3% que marcó el especial de 'Al Rojo Vivo' de Ferreras en la Sexta).

Cambio de colores

Pero el momento más frágil de Mateo al frente de la Corporación se vivió con la organización del debate a cuatro entre los principales líderes políticos. Sin consenso entre los partidos, la cúpula de RTVE decidió cambiar a última hora la fecha prevista inicialmente -lunes 22 de abril- para hacerlo coincidir con el mismo formato que preparaba Atresmedia el martes 23. Finalmente, tras una dura crisis interna, que provocó que la dirección de Informativos se desvinculara de la decisión de Mateo, el debate electoral se celebró el día programado inicialmente. Un éxito de los trabajadores y de audiencia, puesto que registró más de 7,2 millones de espectadores y un 35,8% de cuota de pantalla.

Durante la etapa con Gundín al frente de los informativos, los trabajadores de TVE emprendieron jornadas de protestas semanales para denunciar el «uso partidista de la televisión pública». En esta temporada, los 'viernes negros' desaparecieron, pero los profesionales del antiguo ente público denuncian la falta de personal y la externalización de programas y servicios. El colectivo 'RTVE sin personal' se ha manifestado cada miércoles en las instalaciones de la empresa con un característico 'peto naranja' para reivindicar las mejoras de sus condiciones laborales.

Fruto de las «carencias técnicas» que detallan algunos trabajadores, 'La 2 Noticias' no podrá emitir en agosto por falta de personal y volverá el 9 de septiembre, coincidiendo con el inicio de la nueva temporada. La cadena ha decidido emprender «reajustes en la plantilla» durante el verano para reforzar los 'Telediarios' de La 1 y el Canal 24 Horas en los meses estivales.

Al margen de los informativos, la audiencia de TVE se ha visto resentida durante los primeros doce meses de gestión de Rosa María Mateo. Según un informe de Barlovento Comunicación, La 1 marcó su mínimo histórico de temporada con un 9,7% de cuota de pantalla y perdió 1,1 puntos respecto al curso anterior, bajo las directrices de José Antonio Sánchez.

Mientras tanto, el concurso público para renovar RTVE sigue congelado. Durante el discurso de su investidura fallida, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pidió al resto de formaciones desbloquear «las instituciones sumidas en la interinidad», entre las que se encuentra la radiotelevisión estatal. Sin embargo, la parálisis parlamentaria por el adelanto electoral y el recurso de los candidatos retrasan el proceso de renovación que se inició en agosto de 2018.

Más cambios en septiembre

La segunda temporada con Rosa María Mateo dirigiendo la Corporación arrancará con más renovaciones que, en esta ocasión, afectarán a RNE. A partir de septiembre, la veterana Pepa Fernández se pondrá al frente del segundo tramo de 'Las mañanas de RNE', que hará tándem con Iñigo Alfonso en la parte informativa. 

Por la tarde, 'Esto me suena', de Ciudadano García, sale de la parrilla. Las periodistas Amaya Prieto y Mamen Asencio se encargarán de la franja vespertina, que se dividirá en dos programas diferentes. El locutor Carles Mesa será el nuevo presentador de 'No es un día cualquiera', mientras que Alfredo Menéndez tomará las riendas de 'Gente despierta' en las noches de la radio pública.