Jesús Calleja: «Si me meten a vivir en una ciudad me matan»

Jesús Calleja./
Jesús Calleja.

El presentador de 'Volando voy' (Cuatro), estrena este domingo su quinta temporada. «Es muy triste que la gente abandone los pueblos porque no encuentra de qué vivir»

JULIÁN ALÍAMadrid

O nos lo creemos o no lo hacemos», asegura Jesús Calleja (Fresno de la Vega, León, 54 años), que está convencido de poder «ayudar de verdad con nuevas ideas a la España vacía» con su programa 'Volando voy', que estrena su quinta temporada el domingo a las 21:30 horas en Cuatro. El formato, que el año pasado acabó con un 8,2% de 'share' y 1.485.000 espectadores de media, arranca en el valle de Laciana, con la presencia de Mercedes Milá.

-¿Qué trae la nueva temporada de 'Volando voy'?

-Nosotros entendemos que en las nuevas formas de turismo puede estar la salvación para los jóvenes. En el equipo le damos muchas vueltas a la cabeza y proponemos ideas que verdaderamente sabemos que van a funcionar.

-¿Por ejemplo?

-Yo conocí el valle de Laciana con una riqueza extraordinaria por la mina de carbón, pero dejó de utilizarse y aquello se quedó como un solar. Es un lugar increíble; los colores que se forman ahí en primavera parece que los han pintado. Lloras de lo que ves. Allí haces una referencia de rutas de bicicleta y te aseguro que es un imán, porque la bici ahora está muy de moda. Y con las eléctricas, todavía más, porque se puede sumar el que no haya montado prácticamente nunca. Haces el gesto y ella sola te sube por unas paredes que no entiendes nada. Te puedes hacer una ruta de 30 o 40 kilómetros disfrutando de la naturaleza sin perderte, porque está todo señalizado.

-Vuelve a Laciana en compañía de Mercedes Milá.

-Es de pueblo, como nosotros, y una amiga. Viene para quitarme la caravana. Nos hace una visita y, ya que viene, como es como es, se levanta en mitad de la fiesta y le da por preguntar a la gente. Entonces nosotros aprovechamos y lo grabamos.

-¿Hay más invitados?

-No, no. No hay invitados. El programa solo tiene un único protagonista, y es la gente local. Si te encuentras con alguien y cuadra, pues estupendo, pero no es 'Planeta Calleja'.

-Precisamente, en 'Planeta Calleja' ha participado Ana Botín. ¿Puede adelantar algo?

-No hay adelanto que valga. Estamos en 'Volando Voy', y prefiero centrarme solo en eso. Cuando llegue 'Planeta Calleja' tocará 'Planeta Calleja'.

-¿Qué sensación le produce la España vacía/vaciada?

-Es muy triste que la gente abandone los pueblos porque no encuentra de qué vivir. Ya solamente por historia, por patrimonio, por herencia cultural, por lo que han sido nuestros antepasados. No deberíamos dejar que los pueblos se extinguiesen. Nosotros enredamos a todo el mundo: al presidente, al alcalde. La magia de la televisión es que todo el mundo te puede escuchar, y al hacerlo es como que 'si lo dice Calleja, se paran a pensarlo'.

-¿Invierte en las iniciativas que proponen?

-Sí. No puedo hacerlo en todas, evidentemente, pero en las que estoy convencido, por supuesto que invierto, porque veo futuro ahí. Ya no solo desde el punto de vista económico, sino porque si alguien da el paso e invierte puede incitar a otros. Es un programa de televisión, pero nos acabamos involucrando de una forma personal.

Cambiar la vida

-¿Y están funcionando esas apuestas?

-Tenemos correos de personas que les hemos llegado a cambiar la vida. Como el de una mujer de Asturias, Marigel, que había venido de Alemania. Nos escribió diciendo que gracias al programa le habían llamado los Reyes y le habían dado un premio. Ahí me di cuenta de que la Familia Real ve 'Volando voy'.

-¿Qué suele hacer en el pueblo?

-Salgo todos los días a entrenar, porque me divierte. Me voy a correr, bicicleta., pero casi nunca llego a comer a casa. Salgo por la mañana y llego por la tarde.

-¿No le cogió miedo a la bicicleta después de la caída?

-A las 24 horas casi ya estaba montando otra vez. Y fui al mismo sitio al que me caí, a pasarlo más deprisa. El miedo no se puede coger; que soy Calleja, yo no puedo tener miedo. Tengo respeto, eso sí.

-¿Qué tendría que pasar para que Calleja se fuese a vivir a la ciudad?

-Tienes que vivir donde eres feliz, y es muy triste que tengas que irte de ese lugar para malvivir. A mí, ahora me meten en una ciudad y me matan. Yo tengo que vivir en el pueblo. No me interesa algo si, para hacerlo, tengo que irme a Madrid. Estoy incapacitado. Tengo que estar con mis amigos de toda la vida. Hemos preservado un día del fin de semana para nosotros. El sábado o el domingo es nuestro, y sus parejas ya lo han entendido.