'Déjate llevar', la primera serie de Dolera

Leticia Dolera, que dirige la serie, da instrucciones a dos intérpretes de 'Déjate llevar'. / daniel carmona
Leticia Dolera, que dirige la serie, da instrucciones a dos intérpretes de 'Déjate llevar'. / daniel carmona

La actriz, que vuelve a dirigir, se adentra en la vida de tres mujeres que rondan los 40 años y sufren una crisis existencial

IKER CORTÉS

El equipo de rodaje de 'Déjate llevar' ha 'tomado' una urbanización de Cabrera del Mar, un pueblecito de Barcelona. Hoy la acción se sitúa en el salón de Cristina, una abogada en lo más alto de su carrera, casada y con dos hijas, que pese a llevar la vida que siempre había soñado, se siente profundamente vacía e infeliz. Es una de las tres protagonistas de la primera serie de Leticia Dolera (Barcelona, 1981), que se estrenará en Movistar+ en 2019.

En 'Déjate llevar' la realizadora vuelve a ahondar en la crisis existencial, como ya hiciera en 'Requisitos para ser una persona normal', su primer largometraje. «No sé qué director dijo que él hacía siempre la misma película, cambiando los personajes y la trama. Supongo que en cierto modo yo hago eso también», explica en mitad del rodaje. Eso sí, visualmente, poco tiene que ver con su debut. Los planos fijos dan paso aquí a una cámara al hombro que busca el naturalismo.

'Déjate llevar' se adentra en la vida de tres mujeres. La primera de ellas es María, una dentista con un plan de vida diseñado al milímetro, a la que da vida la propia Dolera. «Es una tía muy calculadora y planificadora, pero cuando está a punto de ejecutar ese plan, la historia se va a la mierda y entonces decide dejarse llevar y comete una locura que la acompañará durante toda la trama de la serie». La segunda es su hermana Esther (Aixa Villagrán), una pintora que hasta el momento no ha logrado vivir de su arte. «Es una mujer muy carismática y hedonista, pero que no acaba de encontrarse», explica Villagrán. En tercer lugar se encuentra la amiga de ambas, la ya mentada Cristina (Celia Freijerio).

«Es una comedia dramática que plantea un montón de preguntas al espectador: ¿Cuándo fue la última vez que te dejaste llevar? ¿Llevamos la vida que queremos o la que se espera de nosotros? ¿Se puede construir una nueva vida a los cuarenta?», incide Dolera a pocos días de finalizar el rodaje. «A nivel visual va a tener mucha riqueza y mucho ritmo».

Conforman esta primera temporada ocho capítulos de los que Dolera dirige cuatro. A ella le parecía «una locura» colocarse detrás de la cámara en los ocho episodios. Además, «quería que la serie fuera una plataforma para otras cineastas sin una carrera consolidada». Son Elena Martín y Ginesta Guindal. Dolera ha vuelto a confiar en Manuel Burque para las labores de escritura y para un papel. «No tiene nada que ver con lo que he hecho hasta ahora», confiesa Burque. «Me gusta muchísimo la comedia pero yo me quería ir por otro lado y he disfrutado muchísimo», dice.

 

Fotos

Vídeos