La Ciudad de las Artes se blinda durante la grabación de la serie americana 'Westworld'

Rodaje de la serie 'Westworld', ayer, en el exterior de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. / juanjo monzó
Rodaje de la serie 'Westworld', ayer, en el exterior de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. / juanjo monzó

Cerca de un centenar de profesionales trabajan en el rodaje de Valencia, que concluye hoy tras cerrar al público el lago, l'Umbracle y l'Hemisfèric

C. VELASCO VALENCIA.

El complejo de ocio diseñado por Santiago Calatrava es la Ciudad de los Rodajes. Hollywood ve en las instalaciones de trencadís blanco el escenario perfecto para sus producciones futuristas. El rodaje de la serie 'Westworld' arrancó ayer en la Ciudad de las Artes y las Ciencias convirtiendo el recinto en un auténtico búnker. Desde primera hora se prohibió el acceso peatonal a las instalaciones del lago, l'Umbracle y l'Hemisfèric. El ciudadano sólo podía acceder al Museo Príncipe Felipe si era poseedor de la entrada del centro. Nadie podía merodear ni detenerse por las instalaciones e incluso hubo cortes al tráfico rodado.

Desde el puente de l'Assut hasta el de Monteolivete estaba prohibido el acceso. Personal de Turismo Valencia, uniformados con un chaleco amarillo en el que se podía leer 'Estamos rodando', daban explicaciones a los ciudadanos. El complejo se blindó para un equipo de alrededor de 100 profesionales pudieran grabar las escenas de los robots y los humanos de la ficción. Hasta Valencia se desplazó el equipo artístico, como una de las actrices principales, pero no se dejó ver.

A 'Westworld', una de las series más conocidas de HBO, le interesa toda la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Entre ayer y hoy se van a filmar en 20 localizaciones distintas. Además, se han contratado más de 50 figurantes. Desde la producción de la serie internacional han buscado figurantes de «complexión atlética, rasgos europeos, nórdicos, afroamericanos y orientales».

El equipo de 'Westworld', que también grabará en Girona, prohíbe los móviles en el set de rodaje

El final de la segunda temporada con los personajes de Bernard Lowe y Dolores Abernathy saliendo del parque ya anticipaba cambios de escenarios y una posible lucha androides y humanos. Teniendo en cuenta que la serie se desarrolla en un tiempo futurista no es de extrañar que la Ciudad de las Artes sea el escenario elegido para situar a los humanos en la serie. Probablemente sea allí donde se conozcan a nuevos personajes (de los que han estado manejando el parque de atracciones) y se produzca el choque con los robots.

Si bien no se conoce la trama oficial de la tercera temporada, HBO describe la serie, creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy, como «una odisea oscura sobre el amanecer de la conciencia artificial y el nacimiento de una nueva forma de vida en la Tierra». La cadena tampoco ha confirmado una fecha para el regreso de Westworld, pero sí ha adelantado que volverá en 2020. La serie es una adaptación de la película 'Almas de Metal' (1973), dirigida por Michael Crichton. Los capítulos de la primera temporada, que rondó los 100 millones de dólares de presupuesto, fueron vistos por una media de 12 millones de espectadores.

Como avanzó LAS PROVINCIAS el pasado domingo, en Valencia se ruedan escenas de la tercera temporada. HBO lanzó precisamente ayer el primer adelanto de la misma, coincidiendo con el final de 'Juego de Tronos' de la que aspira a ser sucesora. Como se muestra el final de la segunda entrega, los robots han comenzado a rebelarse contra la humanidad, liderados por la fría Dolores, quien en el último episodio escapa al mundo real junto a Bernard.

La nueva entrega parece que trasladará su trama más allá de los parques que dan título a la serie y, aunque el tráiler incluye en su parte final la breve aparición de Dolores, se enfoca totalmente en un nuevo personaje interpretado por Aaron Paul ('Breaking Bad'). «El mundo a veces parece que se ve bien, como si le pusieran una capa de pintura, pero por dentro se está cayendo a pedazos. Dijeron que harían un planeta mejor, limarían los bordes ásperos. Pero era una mentira. Creo que los bordes ásperos son lo único a lo que me aferro», dice el personaje de Paul, con la canción Brain Damage de Pink Floyd de fondo.

En otra escena aparece besando la frente de una mujer en lo que parece una habitación de hospital. Parece que la desigualdad también existe fuera del parque, algo que el misterioso personaje quiere corregir. El clip finaliza con el nuevo protagonista encontrándose con una mujer rubia herida en un túnel: Dolores en el mundo real.