Tres nuevas joyas para la Catedral

'Jesús y Juan Bautista niños', obra de Ribalta. /IRENE MARSILLA
'Jesús y Juan Bautista niños', obra de Ribalta. / IRENE MARSILLA

La Seo rescata una obra de Ribalta, un Cristo de Espinosa y un San Francisco que se podría atribuir a Ribera

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

A la Catedral de Valencia, según el director de su museo, Jaime Sancho, aún le quedan una veintena de obras de artes sin identificar en sus almacenes. Pese a que en los últimos años se han inventariado unas 200 piezas, los fondos pictóricos de la Seo no dejan de desvelar sorpresas. La última: un Ribalta cuya firma, oculta tras la suciedad de siglos sin restaurar, acaba de devolver a la actualidad un cuadro que muestra a 'Jesús y Juan el Bautista niños'. Esta pieza, datada del siglo XVII ocupa ya el espacio que merece en la sala dedicada al arte barroco del Museo de la Catedral. Este Ribalta, cuyas labores de rehabilitación han estado en manos de los técnicos del taller de restauración de la propia Seo, es una joya única de la que se tenía constancia, pero que los análisis de rayos ultravioleta han constatado que pertenece a Francisco Ribalta (Solsona, 1565 – Valencia, 1628).

Las piezas del siglo XVII, que se encontraban guardadas, han sido restauradas y ya se exhiben en la sala de pintura barroca del museo de la Seo

Asimismo, la Seo también ha rescatado una obra de Jerónimo Jacinto Espinosa (Cocentaina, Alicante, 1600-Valencia, 1667), un 'Cristo yacente 'que, junto con el cuadro de Ribalta, eran piezas «fuera de los circuitos artísticos», dijo el responsable del Museo de la Catedral, Jaime Sancho. Pero además, en la nómina de nuevas incorporaciones a este espacio dedicado al arte barroco se encuentra un 'San Francisco de Asís', –que en este caso ha sido restaurado por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVC+r)– que podría haber sido realizado por el pintor valenciano José de Ribera. «Recuerda mucho a un San Sebastián de este mismo autor que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Valencia. Abrimos las puertas a los investigadores que deseen constatar la autoría para que estudien los documentos y la obra», aseguró Sancho. 

'Cristo yacente', de Espinosa. IRENE MARSILLA
'Cristo yacente', de Espinosa. IRENE MARSILLA

En el caso del ribalta, que muestra a Jesús y Juan Bautista de niños jugando, la restauración ha permitido que se vea el río Jordán, la arboleda y el cielo que estaban ocultos tras la suciedad acumulada durante años. Inicialmente estaba ubicado encima de una pila bautismal aunque fue retirado con las reformas de la Catedral en el siglo XVIII. La firma aparecida durante el proceso, 'F. Ribalta' ha permitido catalogar con total certeza su autoría. Durante el procedimiento, según los técnicos, se procedió a la limpieza de la obra, cuyo barniz estaba muy oxidado, y en ella se apreciaba que el betún estaba muy profundo en el lienzo. En este sentido, y pese a encontrarse «en pésimas condiciones», se mantenía el trazo del pintor.

Por su lado, el 'Cristo yacente' estaba situado en el altar de la capilla del Santo Bulto de Jesús en 1909, en la nave de la Epístola. Tras la Guerra Civil, se ubicó en el almacén y ahora ya está a la vista del público. Según los responsables de la Seo, este cuadro está inspirado un Cristo de Andrea Mantegna y en él hay un trabajo de trampantojo o doble perspectiva. «Ahora nos hemos dado cuenta que la mejor forma de apreciarlo es verlo desde un lateral, ya que se ve mucho más estilizado», matizaron.

'San Francisco de Asís', la obra que podría atribuirse a Ribera.
'San Francisco de Asís', la obra que podría atribuirse a Ribera. / IRENE MARSILLA

Finalmente, el color, la oscuridad y la composición de 'San Francisco de Asís' hace sospechar que podría pertenecer a José de Ribera. Aspectos como «la congestión de los ojos y las manos, que muestran la mano del pintor», según Sancho, corroboran este hecho. Aunque ahora es el turno de los investigadores, que serán los encargados de atestiguarlo.