Lola Herrera: «El teatro es una exquisitez frente al tumulto de pantallas que nos rodean»

La actriz Lola Herrera interpreta a Carmen Sotillo en 'Cinco horas con Mario'. / lp
La actriz Lola Herrera interpreta a Carmen Sotillo en 'Cinco horas con Mario'. / lp

La intérprete, que actúa el domingo en Chiva con 'Cinco horas con Mario', no piensa en la retirada: «La vida no me dejó cuentas en Suiza, pero sí buena genética»

SARA ROQUETAVALENCIA.

Lola Herrera vuelve a encarnar la burguesía conservadora de Carmen Sotillo, uno de los personajes más emblemáticos de la literatura española que ha acompañado a la actriz durante más de 35 años. 'Cinco horas con Mario' recala el domingo en los escenarios de Chiva, pero la gira continúa. Esta obra de Miguel Delibes se presentará en Valencia en enero de la mano de la intérprete vallisoletana.

-El personaje de Carmen Sotillo ha estado presente durante gran parte de su carrera ¿qué significa para usted esta figura?

-He hecho muchos papeles y también los he amado, pero indudablemente Carmen es un antes y un después. Siempre que me encuentro con ella me regala muchas cosas. Hay una distancia desde que estrenamos la obra hasta ahora que me da una perspectiva para encontrar nuevos alicientes

«Tengo la esperanza de que algún día la cultura sea lo más importante para un gobierno»

-La obra refleja las preocupaciones económicas, religiosas, políticas, sexuales y morales de los años 60. ¿Qué aspectos se repiten en la actualidad?

-Todas las situaciones de convivencia, sentimientos, soledad, amor y desamor son traducibles a cualquier época. El texto de Delibes se ha convertido en un clásico y los clásicos tienen vigencia siempre porque hablan de cosas eternas. La obra aborda temas contemporáneos sobre la mujer. Carmen Sotillo es víctima de una educación y una época que le ha tocado vivir.

-Entre las críticas a su marido, Carmen le acusa por su falta de ambición en la vida. ¿Hasta qué punto necesitan ser ambiciosos los actores y actrices?

-La batalla con uno mismo no es mala en un equilibrio. Uno debe ambicionar para mejorar. Hay gente que tiene el ego y la ambición necesaria para seguir adelante y así llegan antes a los sitios porque saben donde pisan.

-Tras casi 70 años de trayectoria profesional, ¿considera la madurez en la mujer una desventanja para encontrar papeles?

-Una desventaja muy grande. Yo no he tenido ese problema, pero en mi época el culto al físico era importante, sobre todo para la gente que hacía cine. Ahora lo que quieren son actrices jóvenes y a partir de los 50 años ya hay inconvenientes. Además hay una desproporción entre todo lo que se escribe para hombres y mujeres, pero nosotras tenemos cosas muy interesantes que contar.

-Actualmente muchas profesionales abanderan cuestiones feministas, ¿cómo ha vivido usted la lucha por la igualdad?

-Yo nunca he sido abanderada de nada porque he sido muy independiente, pero puedo afirmar que soy feminista desde siempre. Soy mujer y quiero lo mejor para nosotras. Creo que tenemos que luchar y hemos conseguido muchísimas cosas. Pero aún, nos quedan muchas causas que ganar y no puede haber descuidos.

-En Estados Unidos surgió el movimiento #MeToo. Aquí la industria cinematográfica no es tan fuerte pero, ¿ha habido abusos contra la mujer?

-A mí no me ha tocado porque no he hecho mucho cine. En el teatro también ha habido acoso, pero yo nunca habría admitido un trabajo a cambio de algo sexual. Compañeras mías, más jóvenes, sí han denunciado, pero me parece que hemos tardado mucho en protestar, hay que hacerlo de inmediato. Está claro que te puede costar un trabajo, pero hay que denunciar al hombre que intente pasarse contigo.

-En esta obra de Delibes se observa la falta de comunicación en el matrimonio. En el campo de la cultura, ¿cree que ocurre lo mismo entre la industria artística y las instituciones políticas?

-Claro. La cultura debe estar en primer término porque es la base de un país y un pueblo. La información y la cultura son elementos necesarios que los ciudadanos deben tener a su alcance. Tengo la esperanza de que algún día la apertura y el progreso serán lo más importante para un gobierno.

-Ha recibido numerosos premios por su trayectoria artística, ¿cuál es, a su juicio, la salud de la industria cultural?

-No es mala del todo, pero tiene que ser mejor. Tienen que ampliarse y cuidarse los espacios y contenidos. La cultura necesita una atención especial.

-En un mundo que vive pegado a las pantallas, ¿cuál es la función social del teatro?

-El directo se va a quedar como algo exótico y maravilloso porque estamos en un punto en el que todo son pantallas. La función del teatro continuará siendo gratificante para el que escucha como le cuentan una historia con las luces apagadas. El teatro es una exquisitez frente al tumulto de imágenes que nos rodean. Tampoco creo que haya que anular las pantallas porque yo he encontrado muchas emociones en el cine.

-Desde los 12 o 15 años está trabajando. ¿Piensa en la retirada o todavía tiene papeles que interpretar?

-Aún tengo muchos papeles que hacer. La retirada será obligatoria, pero, mientras esté bien como ahora, seguiré haciendo mi trabajo porque estoy capacitada para ello. La vida no me dejó cuentas en Suiza pero sí una genética buenísima.

-¿Qué diría a los actores que empiezan?

-Yo les aconsejaría mucha paciencia. La interpretación es una profesión complicada pero maravillosa. Ahora es difícil hacerse un hueco porque hay mucha gente dentro de la profesión y no se genera tanto trabajo. Eso sí, siempre que el amor hacia la profesión sea fuerte hay que luchar. Además, la pasión te hace ver algo nuevo todos los días.

-El domingo presenta en el teatro Astoria de Chiva, un auditorio de formato mediano, ¿ofrecer lo máximo de usted y brindar respeto al público no depende del tamaño del teatro?

-En todos los sitios trabajo igual. Me gusta llevar el teatro a domicilio y que la gente que vive en municipios pequeños tenga la posibilidad de ver lo que se muestra en las grandes ciudades. Yo no veo el espacio, estoy en la historia que interpreto y para enganchar con ella necesitas dar tu verdad.

 

Fotos

Vídeos