Una legislatura perdida para el Escalante

Cartel de la obra, que se estrena el 22 de marzo en Sala Russafa. / lp
Cartel de la obra, que se estrena el 22 de marzo en Sala Russafa. / lp

La Diputación encara la recta final de la temporada sin hallar una sede estable

NOELIA CAMACHOVALENCIA.

El teatro Escalante lleva casi tres años sin sede estable desde que, en octubre de 2016, el escenario de la calle Landerer se clausurara por los graves daños del edificio. Un año después, la Diputación de Valencia, de quien dependía el Escalante, rescindió el alquiler con los dueños del inmueble. En ese momento, las producciones del teatro, especializado en montajes infantiles y juveniles y emblema de la creación teatral de las últimas tres décadas, ya llevaban cerca de un año deambulando por espacios como la sala Martín i Soler de Les Arts, el teatro Talía o la Sala Russafa, entre otros. Y así seguirá siendo. Toda una legislatura perdida para un referente del teatro no sólo valenciano sino nacional. Así lo dijo ayer la diputada Rosa Pérez Garijo, quien no escondió su frustración «por no haber encontrado una sede estable» para desarrollar el proyecto en estos tres años.

Pérez Garijo insistió en que no es su competencia, sino del área de Patrimonio de la Corporación provincial. No obstante, pese a no depender de ella, sí que ha sido la encargada, contó, de poner sobre la mesa las distintas alternativas que se han barajado como el Espai Moma o uno de los tinglados de la Marina. Esta última opción también se ha desechado y, como aseguró la dirigente, «no hay otra sobre la mesa». Es más, la diputada, que no repetirá al frente de Teatros de la Diputación, sí afirmó que se buscan enclaves para los próximos montajes, sobre todo los de la temporada que viene. «Vamos a dejar atado lo que legalmente podemos. No tiene sentido producir sino tenemos un escenario donde desarrollar las propuestas», afirmó antes de volver a culpar a Patrimonio de la ausencia de solución a un problema que se arrastra desde hace una legislatura.

Sin embargo, el espectáculo debe continuar para las obras impulsadas desde la corporación. Ayer mismo se presentó 'L'increïble assassinat d'Ausiàs March', una comedia musical con toques de thriller policial. Se trata de una producción de la compañía valenciana Crit que, del 22 de marzo al 16 de abril, se sube a las tablas de la Sala Russafa. Según sus responsables, la obra, destinada a público juvenil, reconstruye un asesinato ocurrido en la actualidad pero que está estrechamente relacionado con el poeta valenciano.