Una decisión a espaldas de la presidencia

La transferencia del Escalante pilló ayer desprevenida a la presidencia de la Diputación. Según pudo saber este diario, el malestar era latente en el entorno del presidente Toni Gaspar al desconocer que se estaban haciendo estos movimientos. Sobre todo, teniendo en cuenta que tanto Marzà como Tello pertenecen al mismo partido, Compromís, y la decisión de que Cultura asuma el proyecto teatral se hizo, según estas mismas fuentes, sin consultar a la presidencia. No hay que olvidar que la gestión cultural de la Diputación está troceada. Tello asumió el Escalante -que ahora perderá-, el MuVIM y los Premios Iturbi mientras cargos del PSPV gestionan Bandas, Patrimonio y Restauración de Bienes.