Sorolla, Pinazo y Muñoz Degraín, entre los tesoros de la colección

L. G.VALENCIA.

Más de 125 años de vida y una brillante trayectoria en el panorama artístico cultural de la capital del Turia acompañaron hasta su extinción el pasado marzo a una institución cuyos fondos atesoran obras de Sorolla, Pinazo o Muñoz Degraín, entre otros artistas de renombre. En total posee cerca de dos centenares de pinturas. Uno de los tesoros que están en los fondos es el boceto de 'La vuelta de la pesca' (1894), lienzo de gran formato obra de Joaquín Sorolla. Es una de las piezas clave en la pintura del valenciano, un trabajo que le otorgó éxito internacional.

El cuadro constituye una de sus primeras manifestaciones de la playa de Valencia. Es un estudio realizado por el pintor para el lienzo posterior, de unas dimensiones de 43 por 63 centímetros y que el Círculo de Bellas Artes recibió en 1949. Muestra un buey rojizo que en el lienzo definitivo se presenta al espectador en primer plano en el arrastre de la barca hasta la playa.

Además, la colección cuenta con 18 obras de Ignacio Pinazo, entre tablillas, cuadros y dibujos. El artista de Godella retrató en dos ocasiones a Constantí Llombart, quien presidió Lo Rat Penat. La primera vez, al parecer, la obra no resultó satisfactoria para el artista, y el lienzo quedó en el estudio del pintor y a su muerte fue donado por la familia al Círculo de Bellas Artes.

También está Muñoz Degraín y artistas que, si bien no alcanzaron la fama de los anteriores, lograron hacerse un hueco. Ahí están José Benlliure, Genaro Lahuerta, Salvador Tuset, Antonio García, Francesc Pons, Antonia Mir, Josep Peris Aragó y Francesc Val, entre otros.