LOS SALTILLOS, DIFÍCIL EXAMEN INAUGURAL

LOS SALTILLOS, DIFÍCIL EXAMEN INAUGURAL

En la tarde inaugural la novillada de Saltillo salió a contraestilo de los novilleros y del espíritu Algemesí. Maxime Solera, silencio y pitos tras tres avisos; Cristóbal Reyes palmas y ovación tras ser cogido sin consecuencias; y el rejoneador Sebastián Fernández, con un utrero de Cebada Gago, hizo lo más lucido de la tarde, vuelta al ruedo. Casi lleno.