Román conquista Bilbao con dos faenas de gran emoción

Román durante la corrida de ayer en Bilbao. / Aplausos
Román durante la corrida de ayer en Bilbao. / Aplausos

El diestro valenciano acrecienta su fama de torero valiente y deja atrás los malos momentos

J. L. BENLLOCHVALENCIA.

Román sigue acrecentado su fama de torero valiente. Su paso por Bilbao fue una demostración de bravura, dominó a sus dos toros desde la firmeza y dejó definitivamente atrás los malos recuerdos. Prueba superada con nota alta. Aguantó las oleadas de sus dos oponentes, sus miradas amenazantes con la que le amagaron y las embestidas desiguales y fuertes con las que le respondían a cada cite. Lo hizo quietas las zapatillas, sin inmutarse y acabó domeñándoles con gran seguridad.

Su segunda faena a un espectacular cárdeno claro tuvo rango de obra importante. Bien plantado, seguro, sobre todo con la derecha, ligó muletazos de mucha emoción y más mérito. Vibró el público que vivió la faena con mucha tensión, sintiendo el peligro. Cobró una estocada y quizás los fallos del puntillero enfriaron el ambiente, nada que justificase la negativa del presidente a concederle la oreja. Dio una aclamada vuelta al ruedo.

Su primera faena igualmente sólida y firme, tuvo más mérito que brillantez. El toro de Torrestrella, colorado y bien armado, como es obligado en Bilbao, embistió pronto y seguido pero sin humillar. Sin atisbo de lo que se llama clase. No era fácil por ello ni daba motivos para la confianza. Nada que tomase en cuenta el valenciano que le presentó batalla con decisión y mucho asiento, le dio tratamiento de toro franco y acabó componiendo una buena faena. Lo mató de estocada rompiendo de esa manera una mala racha estoqueadora que le perseguía desde la cornada de Madrid que le sobrevino precisamente en esa suerte. El público premió su actuación con una fuerte ovación.

El mejicano Luis David estuvo bravo y entregado ante un torretrella muy entero y encastado. Álvaro Lorenzo, torero y compuesto, no pudo redondear sus faenas.