Roger Drew, autor de 'Veep' y 'The Thick of It': «Trump está más loco de lo que imaginaría la cabeza de un guionista»

El guionista británico Roger Drew, ayer en Valencia. / irene marsilla
El guionista británico Roger Drew, ayer en Valencia. / irene marsilla

El británico, que visita Valencia para participar en el Lab de Series, defiende que la realidad «eclipsa a la ficción»

NOELIA CAMACHOVALENCIA.

El guionista británico Roger Drew visitó ayer Valencia para participar en el LAB de Series, el primer festival de estas características que se celebra en la ciudad. Por la mañana ofreció una masterclass y ya por la tarde debatió sobre la sátira política en las series y programas de televisión. Nadie mejor que él sabe lo que es retratar los entresijos del poder. Lo ha hecho a través de proyectos como 'The Thick of It', que navegaba por el funcionamiento interno del gobierno británico o la aclamada 'Veep', donde sus guiones le valieron el Emmy. Sin embargo, Drew avisa: «la realidad eclipsa la ficción».

-¿Es más difícil hacer sátira política en un momento en el que todo nos ofende?

-La realidad ha hecho que la sátira sea menos contundente de lo que era antes. Donald Trump está mucho más loco de lo que la cabeza de un guionista podría imaginar. Cuando trabajaba en la serie 'Veep' un directivo me llegó a decir que se alegraba de que la serie se hubiera terminado antes de la victoria del presidente americano. La realidad eclipsa a la ficción. Lo vemos en la locura del 'Brexit', algo más cercano a lo que contamos en 'The Think of It', en ella se muestra que el sistema crea el caos, más que el impulso maquiavélico de un partido o un individuo. Si haces sátira diaria, como puede pasar en el programa 'El intermedio', eso es más fácil pero es complicado hacerlo a un nivel general.

-Pero vivimos en la era en la que todo se cuestiona, hasta los límites del humor...

-Hay muchos cómicos que se quejan del momento tan difícil en la era de Twitter y de la corrección política pero eso son gilipolleces.

-¿Ni el mejor guionista hubiera podido imaginar lo que está ocurriendo con el 'Brexit'?

-Ese es el mejor ejemplo de que todo puede arreglarse al final. El caos que crea la burocracia puede ser lo que lo acabe matando. La disfuncionalidad del Estado es lo que previene que pasen cosas realmente malas. La propia corrupción del sistema hace que no se desencadene la verdadera maldad.

-¿Se puede uno reír del 'Brexit', un problema de esas dimensiones?

-Sí, absolutamente. Pero también es difícil porque no sabemos cómo va a acabar ni cuándo. Lo mismo pasa con Trump. Una cosa es satirizar de una forma cotidiana, para el día a día, pero es difícil hacerlo sobre algo de lo que no sabemos el final. Hay una frase que suele ser bastante verídica que dice que las cosas nunca suelen ser tan malas ni tan buenas como tú crees. Es verdad en todo lo relacionado con Trump o la desconexión de Reino Unido.

-¿Los políticos se ríen más de nosotros que nosotros de ellos?

-A la clase política británica, por ejemplo, le encantaba 'The Thick of It'. Un amigo me decía que hay dos tipos de personas en el poder: los idealistas y los políticos. Dentro de los segundos, hay una élite que sí es la que se ríe de la gente. Y los hay tanto en la derecha como en la izquierda.

-Ganó un Emmy por 'Veep', una serie que se ha convertido en icónica. ¿Las series viven una edad de oro frente al cine?

-El cine está ahora produciendo grandes taquillazos, películas de superhéroes o cintas y comedias independientes. Pero no creo que la televisión viva una edad de oro, quizás sea de plata. Desde hace quince años, se ha evolucionado mucho en la pequeña pantalla. Ejemplos como 'Los Soprano', 'The wire', 'The shield' o 'Breaking bad' lo demuestran. Sin embargo, creo que ahora han decaído.