Los retos que se marca la Capital del Diseño

Autoridades e impulsores de la capitalidad, ayer, en el balcón del Ayuntamiento. / Damián Torres
Autoridades e impulsores de la capitalidad, ayer, en el balcón del Ayuntamiento. / Damián Torres

Las instituciones públicas de la Comunitat destinarán 4,2 millones y el Ayuntamiento quiere el apoyo económico del Gobierno a la iniciativa | Valencia aspira a atraer 50.000 visitantes, generar un impacto de 29 millones y organizar más de 100 actos

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

Sin prisas y sin pausa. La designación de Valencia como Capital Mundial del Diseño en 2022 (WDC2022) ofrece un plazo de dos años para armar un proyecto que reivindique el talento valenciano, que vertebren las industrias creativas de la Comunitat y difunda la innovación más allá de los estudios profesionales. La Associació València Capital del Disseny, impulsora de la candidatura, maneja numerosos escenarios para materializar la ambición internacional y nacional del proyecto. La capitalidad, de momento, ha conseguido una valoración positiva y unánime de todos de los partidos políticos, tanto del gobierno (Compromís y PSPV) como de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox). «Es una buena noticia», coinciden todos ante una iniciativa que surge de un sector unido, el de los diseñadores, que se marca un horizonte, busca apoyos para sumar fuerzas a la hora de alcanzar la meta y encuentra la complicidad social e institucional.

Valencia acaba de estrenar capitalidad con altas dosis de optimismo y voluntad de trabajo. A continuación se desgranan las metas a las que aspira la ciudad del Turia por ser Capital Mundial del Diseño en 2022.

Público Una cita para captar de 10.000 a 50.000 personas

Pau Rausell, director económico de la candidatura WDC2022, presentó varios escenarios en el proyecto de candidatura. El menos esperanzador sitúa en 10.000 las visitas en 2022, una cifra que generará un impacto empresarial en la ciudad de unos 8,5 millones de euros. El más optimista, detalla Rausell, mejora las cifras: 50.000 profesionales e impacto de 29 millones de euros. Fue el alcalde de Valencia, Joan Ribó, quien ofreció ayer los datos durante el acto celebrado en el Ayuntamiento.

Valencia WDC2022 no sólo es una cita profesional y empresarial, sino que también aspira a convertir el diseño en objeto de interés para la ciudadanía, a juicio del director estratégico de Valencia WDC2022, Xavi Calvo.

Inversión Ribó apela a la implicación del Ejecutivo central

Como publicó ayer LAS PROVINCIAS, los impulsores de WDC2022 manejan un presupuesto que ronda los 10 millones de euros, de los que el 40% procederá de instituciones públicas y el resto será capital privado. El Ayuntamiento aprobó el pasado viernes destinar 2,2 millones a la iniciativa. Ribó explicó ayer que el Consistorio y la Generalitat invertirán «4,2 millones como máximo», una cantidad «razonable», apostilló.

En las previsiones de Rausell figura que por cada euro invertido habrá un retorno para la ciudad de 3,2 euros. «Cuando se forme el equipo de Gobierno buscaremos que participe» dado que, a juicio de Ribó, WDC2022 es un proyecto para reivindicar el diseño nacional.

Programa Más de 100 actividades durante doce meses

La Organización Mundial del Diseño (WDO) propone ocho actividades a desarrollar por Valencia durante 2022. Además de las propuestas de la WDO, se está perfilando «un plan de actividades bastante ambicioso», dijo el director estratégico de Valencia WDC2022, Xavi Calvo, estructurado en 12 áreas temáticas (inmigración, ecología, turismo, música, fiestas, etcétera) con actividades a desarrollar en los 12 meses de 2022. Así, marzo se consagrará a la perspectiva de género mientras que en diciembre se abordará el deporte «porque en ese mes se celebra la maratón en Valencia».

Calvo, que elevó a más de 100 los actos que se realizarán con el diseño como bandera, avanzó que la María es la sede de la capitalidad del diseño pero la actividad se desarrollará en el IVAM, el MuVIM, el Centro del Carmen, Feria Valencia, etcétera.

Incidencia económica Reforzar la industria y visibilizar el diseño

«Cuando se acabe Valencia Capital del Diseño en 2022 no pueden quedar solo cenizas», advirtió Ribó, para quien la iniciativa ha de servir para «visibilizar el diseño, avanzar en competitividad, generar oportunidades y cooperar con ciudades internacionales». En 2023, la proyección y la influencia del diseño han de continuar, añadió Ribó.

En este sentido, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que también participó en el acto del Ayuntamiento, abogó por aprovechar esta capitalidad para impulsar la transición a la nueva economía y mejorar la productividad. El jefe del Consell instó a aprovechar la capitalidad para convertir este «proyecto común» en un «vector» para «el aterrizaje definitivo de la Comunitat Valenciana en la nueva economía» y como una «gran oportunidad». Puig destacó «el carácter transformador e innovador».

La portavoz del PP en el Ayuntamiento, María José Catalá, expresó su «satisfacción» por la capitalidad para Valencia. Subrayó su respaldo a los diseñadores valencianos. «Que esto vaya más allá de un evento para que decir Valencia sea decir diseño», añadió. Por su parte, el portavoz municipal de Cs, Fernando Giner, mostró su apoyo «incondicional» al proyecto y destacó la «oportunidad» que da a Valencia para «hacer marca profesional», «abandonar el low cost» y «crear una economía de valor añadido». Por último, el portavoz de Vox, José Gosálbez, resaltó la importancia de la capitalidad para la ciudad.

Con miras al futuro y sin perder el pasado

El pasado, el presente y el futuro confluyen en la candidatura de Valencia como Capital Mundial del Diseño en 2022 (WDC2022). La creatividad de la Comunitat se nutre de nombres propios, como Renau, Segrelles, Mariscal, Nacho Lavernia, Dani Nebot, Marisa Gallén, Pepe Gimeno, Ramón Esteve e Ibán Ramón, entre otros. Al aval histórico se une la fortaleza vigente del sector que se ve respaldada con la capitalidad. En palabras de Xavi Calpo, el reconocimiento internacional «es un premio a las tres últimas décadas de diseño, a la labor de diseñadores y empresas de la Comunitat. Durante 30 años su trabajo ha sido discreto y fuera era admirado. Debemos creérnoslo».