El Reina Sofía desembarca en el IVAM con el cine de Renau y los grandes de la escultura

Imagen de Josep Renau. /LP
Imagen de Josep Renau. / LP

Los centros de arte intercambiarán piezas de Julio González y David Smith y barajan crear una cátedra de estudios a partir del año 2020

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Antes, Warhol, Basquiat y Eusebio Sempere. Ahora, Renau, Julio González, David Smith, Pablo Gargallo, Elena Asins o Manuel Huguet. O, lo que es lo mismo, el desembarco del Museo Reina Sofía en el IVAM con el cine inédito del creador valenciano, los nombres propios de la escultura española del siglo XX y los genios del arte internacional.

Del convenio rubricado ayer entre ambas instituciones –que ya habían colaborado en ocasiones anteriores como la cesión del gran mural de la exposición de Léger en el centro valenciano– se ejemplifica que el museo madrileño teje sus «redes», como aseguró su titular, el valenciano Manuel Borja-Villel a LAS PROVINCIAS, hasta el centro de artes de la capital del Turia. No será una excepción ya que se firmará otro con Bombas Gens próximamente para llevar la muestra de Anna-Eva Bergman al Reina Sofía. Pero lo cierto es que el acuerdo, que se extenderá a largo plazo contempla, como ha podido saber este diario, desde el intercambio de obras de Julio González, –del que el IVAM posee una extensa colección–, con otras de David Smith, figura presente en el centro madrileño; a la creación conjunta de una exposición que ahondará en los nombres propios de la escultura española del siglo XX como Sempere, Asins y Gargallo, entre otros, y que se verá en la subsede del IVAM en Alcoi el próximo año.

Lo esencial, señalaron ambos directores, es colaborar en iniciativas que pongan en valor a los artistas, sobre todo, de la década de los años 30. «Antes no se daban las afinidades artísticas ni las condiciones para colaborar», señaló a este periódico el valenciano Borja-Villel a la hora de justificar la firma de este acuerdo, que no tienen dotación económica específica.

Los responsables de ambas instituciones, José Miguel G. Cortés y Manuel Borja-Villel, destacaron ayer que la relación entre ambos museos traspasará la organización de exposiciones y la mera cesión de obras de arte de sus fondos. Va un paso más allá y barajan la creación de una cátedra de estudios conjunta, así como actividades de intercambio entre sus bibliotecas.

Pero todo esto tendrá que esperar. Porque en la agenda de ambos espacios lo primordial es la muestra de escultura y el ciclo de cine inédito de Renau. Este proyecto se podrá ver en Valencia el año próximo. Mientras, en el Reina Sofía se estrena este miércoles. Dentro de él se muestran cintas inéditas filmadas por el ilustrador en México en la década de los 50. Allí, en el exilio, dejó para la posteridad lo que él llamaba el concepto de 'film gráfico'. Desconocida en su mayor parte, la colección de estas cintas ha sido recuperada por Luis E. Parés tras realizar una investigación en archivos audiovisuales alemanes y mexicanos. Entre todos ellos destaca 'Lenin Poem', de 1959, el proyecto «más acabado al ser en el que puso más iluión y empeño», señalan desde el Reina Sofía. Además, se incluyen otras como 'La construcción del Canal de Suez' (1952-1955) o 'Zeitgezeichnet 3. Ein hartnäckiges Volk [Dibujos de actualidad 3. Una gente obstinada]' (1958).

No obstante, preguntado por la adquisición del Fondo Josep Renau, que dispone de 400 obras y 26.000 piezas documentales, Cortés confirmó que no se había llegado aún a cabo y que sólo del museo, sino también de la Generalitat. «Faltan seis meses para que acabe el aniversario y confiamos en que se lleve adelante», aseveró.

Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía: «Los museos somos superanacrónicos»

El valenciano Manuel Borja-Villel no rehúye hablar de la situación artística de la ciudad. Después del acto, atiende a LAS PROVINCIAS para dar su visión del mundo del arte.

–Su pinacoteca se extiende en Valencia. ¿A qué se debe?

–Alguien ha dicho en broma que el director del Reina Sofía no es 'el señor de los anillos' sino el de 'las redes'. Defiendo que sólo se puede trabajar a partir de la colaboración con los demás. Pero no puede ser sólo una apoyo en la promoción y organización de exposiciones. La idea es hacerlo de tú a tú.

–¿Por qué ahora?

–Antes ni las afinidades artísticas ni cómo se gestionaba la colección, es decir, no había condiciones, lo permitían. En la Comunitat no sólo estamos formalizando el convenio con el IVAM sino que el año que viene firmaremos con Bombas Gens para que en 2021 la muestra de Anna-Eva Bergman se vea en el Reina Sofía. Además, tenemos otro con el Centro del Carmen. Todo esto tiene que ver con un momento diferente al de hace unos años.

–Ha puesto el ejemplo de una cátedra con el IVAM. ¿Este es el camino de colaboración?

–Ya no existe la idea de un museo enciclopédico como el Metropolitan. Hoy en día es más interesante compartir relatos y perspectivas que sólo obras de arte.

–En los últimos meses se han cerrado galerías en Valencia. ¿No hay cultura del coleccionismo?

–El mundo no es estanco y la cultura menos. Lo que conocemos es pasado. Hay cada vez una concentración mayor en cuatro o cinco galerías. En España, además, no ha habido un coleccionismo muy fuerte y toda la parte cultural es muy reciente.

–¿Qué papel juegan los museos en ese cambio de paradigma?

–A nivel social y global, los museos somos superanacrónicos. En un momento en el que todo es inmediato, todavía hay un tiempo lento. Y ese elemento es muy importante, es una interrupción del tiempo y del espacio. Obviamente hay peligros de que las industrias de la comunicación te absorban.

Noticias relacionadas

Temas

Ivam