PRIMERIZOS Y HABITUALES

Morata, González y Gaspar, ayer, en la plaza de toros. / lp
Morata, González y Gaspar, ayer, en la plaza de toros. / lp

Los presidentes de Cámara de Comercio y Feria Valencia, en primera fila con Toni Gaspar

POR G. MARTÍNEZ

La plaza de toros de Valencia despidió ayer la Feria de Julio con su última faena en un domingo en el que el calor dio un respiro y el coso se llenó de habituales y de otros que no lo son tanto. Entre los de casi siempre, no faltó el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar -encargado de los asuntos taurinos de la corporación provincial- y el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de la capital, Ramón Vilar. También se está haciendo habitual Agustín Morera, expresidente del Valencia CF y reconocido empresario del transporte, o el matador Vicente Ruiz 'El Soro', provisto de una silla de ruedas después de ser intervenido recientemente por el doctor Pedro Cavadas.

Otro que conoce bien el ruedo valenciano es Isidro Prieto, anterior diputado de asuntos taurinos, en la etapa del PP, que estuvo en la plaza junto con su compañera Mónica. Y María Mayoralas, pareja del gerente de la plaza de toros Nacho Lloret.

Personalidades del mundo empresarial también pasaron ayer por el albero del 'cap i casal'. Mano a mano, en primera fila y acompañados por Toni Gaspar estaban José Vicente Morata, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, y su tocayo José Vicente González, su homólogo de Feria Valencia. Otras personalidades que asistieron a la faena de ayer fueron Simón Casas, productor y empresario, con su hija Dora, y Pepe Balaguer, fundador de la compañía Etra.

Fue una tarde clásica. Bajó algo la temperatura y eso se dejó notar. El público fiel, ese que evita perderse cualquier faena, allí estaba, con ganas de compartir su experiencia. Y en esas se dio una conversación curiosa. Un turistas inglés recibió una clase magistral de un aficionado, que al comienzo le tanteó preguntándole si, en su país, había toros -ya conocía la respuesta- para luego aclararle que el coso no estaba sucio. Los trozos de papel que lo salpicaban sirven a los toreros para ver hacia dónde sopla el viento. Primerizos y habituales debatiendo en primera persona.