La Playa de las Catedrales se llena de carteles advirtiendo del peligro de desprendimientos

Carteles advierten del peligro clavados en acantilados, cuevas y grutas. Hace un año fallecía una joven al caerle una piedra en la cabeza. Las autoridades decidieron entonces tomar medidas porque la gente parece que no ve el peligro. Pero los carteles no gustan demasiado a los turistas y son también cuestionados por los expertos, cuando la solución parece evidente en una playa con un único acceso. Hoy se ha activado también el control de visitantes: sólo 4.812 cada día. Porque todos se concentran en seis horas, las que permite la marea. -Redacción-