Una web oficial con errores culturales

Pantalla de la web Cultural València. /LP
Pantalla de la web Cultural València. / LP

El Ayuntamiento sitúa en la calle Landerer el teatro Escalante, que cerró en 2016, en el portal Cultural València

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

A finales de enero entró en funcionamiento el portal Cultural València, una web en la que el Ayuntamiento quiere recoger la oferta artística y de ocio de la ciudad. La concejal Glòria Tello presentó la herramienta en rueda de prensa, detalló que fue desarrollada por la empresa Filmac y cifró el presupuesto destinado a la misma en 21.000 euros.

Más allá de la necesidad o no de un portal que aglutine la actividad de las instituciones culturales que ya se detalla en sus respectivas páginas web, una guía de ocio al detalle sólo es útil si está debidamente actualizada y no contiene errores. No es el caso de Cultural València. Un ejemplo: La web del Ayuntamiento sitúa el Escalante Centro Teatral en la calle Landerer. El teatro Escalante dejó de ubicarse en el barrio de Ciutat Vella en 2016. La Diputación de Valencia decidió clausurar el espacio en octubre de hace tres años tras detectar «deficiencias estructurales». Desde entonces la actividad escénica se ha desarrollado en salas privadas (Russafa, Talia, Inestable...) y públicas (Les Arts, MuVIM, El Rialto...). Ni tan siquiera las oficinas del Escalante están en la calle Landerer sino en las instalaciones del Principal (calle Las Barcas). En Cultural València, eso sí, dan información histórica sobre cómo es el edificio (cerrado y sin uso desde 2016) y relata la historia del Patronato de la Juventud Obrera.

Detalle de la información de la web.
Detalle de la información de la web. / LP

Basta navegar con detenimiento por la web impulsada por el Ayuntamiento para descubrir carencias en la guía de ocio. En la pestaña 'Espacios Culturales' se detallan 45 lugares. ¿Están todos?No, pero los que no figuran en este apartado aparecen en otros epígrafes (museos, monumentos, etcétera). Un ejemplo: La Fundación Bancaja, por ejemplo, no figura en Museos pero sí en Arquitectura Privada.

Aún así, la web tiene ausencias notables. En cuanto al circuito teatral independiente incluye últimas incorporaciones, como La Máquina, y salas más veteranas como Carolina y Off, pero, por ejemplo, no están la sala Ultramar o Inestable, dos espacios con notable actividad.

El portal Cultural València, que costó 21.000 euros, obvia en el listado de espacios de ocio a las salas Ultramar o Inestable

«Cultural València es una iniciativa del Área de Cultura del Ayuntamiento que se ha concebido con el objetivo de convertirse en la plataforma de referencia para la difusión de la cultura en nuestra ciudad. Cultural València quiere ser el medio donde confluyan las manifestaciones culturales de la ciudad, las diferentes administraciones responsables de su gestión y la sociedad», explican en el propio portal. La aspiración, detalla la web, es convertirla en «ventana única de la cultura».