Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía: «El San Pío V me parece extraordinario, pero debería ser cuidado y mimado»

El director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ayer en Valencia . / juanjo monzó
El director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ayer en Valencia . / juanjo monzó

El experto valenciano, que ofrece una conferencia en el Centro del Carmen, asegura que los espacios culturales no deben ser localistas

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El valenciano Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, pronunció ayer una conferencia en el Centro del Carmen. En conversación con LAS PROVINCIAS ofreció su opinión sobre la situación de los museos y la cultura en la Comunitat Valenciana.

-¿A qué se debe su visita a Valencia?

-Me invitaron para dar una charla a partir de la exposición de Daniel G. Andújar, que es una muestra independiente, pero se basa en la que hicimos en el Reina Sofía y forma parte del convenio de colaboración con el Centro del Carmen.

-¿Cómo ve el estado de salud del IVAM?

-Hablar de una institución sola es un error que a veces cometemos todos, normalmente nos centramos en las que tienen más visibilidad y una institución grande nunca puede funcionar si no hay un tejido. La cultura la tenemos que entender como un ecosistema donde hay grandes, medianas y pequeñas. A menudo se valora el trabajo de una institución por parámetros entre comillas objetivos -como el número de visitas-, cuando hay que ver qué está ocurriendo en un ecosistema donde hay centros que en sí mismos pueden ser deficitarios, pero si lo vemos en un conjunto tiene sentido. Dicho esto, lo que estoy viendo en la Comunitat es que ese ecosistema está funcionando, se está trabajando y si continúa así, la Comunitat y, por tanto el IVAM, pueden tener el papel que tuvieron.

-Le iba a preguntar por la salud del Centro del Carmen, pero será lo mismo.

-Hablo en general. De hecho, aparte de que me guste venir porque soy de aquí, la verdad es que en este tipo de vida alocada que todos llevamos, al final uno va sólo donde hace cosas. Durante un tiempo no venía mucho por Valencia porque no había mucho que hacer, en cambio ahora sí.

-¿Vendría a dirigir un museo a la Comunitat Valenciana?

-Llevo toda la vida dirigiendo museos, no sé si después del Reina Sofía preferiré trabajar más en otros proyectos. No sé. Llevo muchos años dirigiendo, no sé.

-Respecto al Museo de Bellas Artes de Valencia, la segunda pinacoteca de España, ¿cree que tiene el apoyo y, sobre todo el cuidado necesario por parte del Ministerio y de la Conselleria?

-No lo sé y no es que me escape de la pregunta, desconozco la situación. La idea de Museo de Bellas Artes tiene que ver con la Ilustración, con la visión enciclopédica de la cultura. En este país no abundan este tipo de espacios, ni El Prado es un centro de Bellas Artes. Que haya en Valencia una pinacoteca de este tipo me parece extraordinario y no sé cuál es la situación, pero obviamente debería ser cuidado y mimado, si es que no lo es.

-¿Cree que los valencianos vivimos de espaldas al San Pío V?

-Tampoco lo sé, pero en general hay una idea de que la cultura no atrae a la gente, que hay que bajar el nivel. Esto me parece problemático, es una visión clasista. Considero que a la gente le interesa mucho la cultura, la historia, la memoria, pues somos lo que recordamos y, si los ciudadanos por lo que sea están de espaldas, no es problema de la cultura, sino de comunicación, de crear tejido. Además, Valencia tiene otras joyas como es el Museo de Cerámica y tiene la ciudad.

-Y ese espacio, el González Martí, ¿Cómo lo ve? También se encuentra pendiente de algunas actuaciones.

-Es el mejor museo de cerámica de su categoría en el mundo, de la cultura ibérica. El segundo sería la Hispanic Society de Nueva York. Últimamente en las bienales de arte contemporáneo hay un tema recurrente que es lo vernáculo. Tener un museo de cerámica hoy me parece uno de los actos de contemporaneidad más altos. Por tanto, es algo que si no se explota, se podría explotar.

-¿Qué necesitan los museos?

-Como director te diría que recursos. Pero la respuesta es más complicada. Hay una tendencia general que es la privatización y es fundamental que los museos no pierdan la idea de servicio público. Ahora empieza a verse una tendencia donde más que hacer un concurso para un director, se hagan para empresas, no tengo nada en contra de ellas. Otra necesidad es la autonomía de gestión y la libertad de cátedra.

-¿En la Comunitat hay demasiados espacios expositivos?

-Nunca. A nadie se le ocurriría preguntar por qué cada pequeño pueblo tiene un equipo de fútbol. Lo hay porque es una manifestación de cómo vive la gente. La cultura no es algo que si sacas mucho se acaba, sino que cuanto más haces más rico eres. Lo importante es pensar que los museos tienen que ser sostenibles, que en general lo son. Lo que tiene que haber es ese ecosistema, donde no todos quieran tener un Pompidou.

-¿Qué hay que hacer para atraer al público?

-Una programación interesante, que no tiene nada que ver con que sea fácil y populista, sino tocar temas que le interesan a la gente, una programación que tenga sentido. Es muy importante que en una época global los centros culturales no sean localistas, sino que estén situados, tengan sentido en el lugar donde están.

-¿Ha cambiado la situación en la Comunitat en los últimos años?

-Creo que sí. Veo el Centro del Carmen muy activo, que es complementario de lo que pueda estar haciendo el IVAM. Los dos podrían completar lo que haga el Bellas Artes. Y veo cierto optimismo.

 

Fotos

Vídeos