Jorge Pérez: «Los músicos independientes somos la letra pequeña de los festivales»

El valenciano Jorge Pérez conocido como Tórtel. / enric alepuz
El valenciano Jorge Pérez conocido como Tórtel. / enric alepuz

El cantante de Tórtel, que lanza el miércoles 'Las tres tormentas', defiende el vinilo: «El soporte digital es la no existencia»

ALBA MARTÍNEZ VALENCIA.

Bajo el nombre de Tórtel se esconde el valenciano Jorge Pérez, exintegrante del grupo Ciudadano y que hace ocho años empezó su andadura por la música en solitario. Tras 'Transparente' (2016), el músico presenta el 26 de septiembre su cuarto álbum, 'Las tres tormentas', donde mantiene su tendencia camaleónica. El artista lanza un trabajo de ritmos digitales y armonizados que van más allá del pop y contribuye a revitalizar el circuito de autor alternativo.

-'Las tres tormentas', ¿se definiría así el mundo de Tórtel?

-Sí, quizás el mundo de Tórtel tenga algo de tormentoso. Me gusta jugar con contrastes y detalles. En los últimos discos he cuidado mucho las dinámicas y puede parecer una tormenta. De la calma pasa a esa fuerza. Me interesa ser delicado y cuidar mucho los arreglos. También la energía, aunque prefiero guardarla para los directos.

«À punt es un gran amplificador para el sector y da visibilidad al trabajo de los músicos»

-¿Son esos contrastes de los que habla lo que diferencia principalmente a su nuevo cedé de los anteriores?

-Diría que el tono más intimista. Siempre he pensado que las canciones son comunicación y no he dejado de tener eso en mente. Este disco era una necesidad más mía y el tono que necesitaba enfocar. No hay grandes canciones, hay como paisajes. Es lo que me apetecía hacer y creo que hay gente que se siente identificada.

-Desde su debut 'Lugar nuevo' siempre ha experimentado. ¿Cree que las nuevas generaciones tienen miedo a innovar?

- No tengo ni idea. Muchos músicos jóvenes que conozco están buscando un camino muy único, otros tienen miedo a no encontrar su hueco y eso les hace ir por caminos ya transitado. Yo arriesgo porque no tengo nada que perder.

-'Capa Oscura' y 'El rey podrido' son algunos de los títulos del nuevo álbum. ¿Cuánto de realidad y cuánto de ficción tienen su temas?

-Toda la vida me han gustado las historias, el cine. Me da igual que sea un relato real o no. Por ejemplo, don Drapper de 'Mad men' es un tío lleno de lados oscuros, que no sabes que cara te va a mostrar. Eso me llama la atención y es lo que quería hacer en las canciones. He intentado no ser nada narrativo ni explícito para crear esa relación entre lo soñado y lo real. Incluso hemos manipulado la voz para deshuminazarla.

-Ha apostado por las plataformas digitales para lanzar sus temas, pero también ha hecho versiones en vinilo. ¿Nostalgia?

-Creo que lo interesante está en el sonido, no en el formato. El vinilo es mucho mejor, es un objeto con una magia muy especial. Todos los discos de Tórtel están editados en vinilo porque la calidad del sonido es mayor. El soporte digital es la no existencia. No hay algo material, pero la información esta ahí aunque conseguir tráfico no es tan sencillo. En la red hay otro tipo de intereses y otros agentes de la industria que intervienen. Supongo que la inmediatez y facilidad es lo mejor de Internet.

-¿Cómo ve de salud a la industria musical valenciana?

-Siempre ha habido muchos grupos. La novedad es que ahora fuera de Valencia se conocen. Soledad Vélez, Polock, La Plata... hay muchos moviéndose por ahí. Además, se está haciendo una política más acertada desde las instituciones hacia la cultura en general y la música en particular. À Punt está dando oportunidades a músicos para poder hacer cosas en audiovisuales con un trabajo muy bien pagado, si se compara con los circuitos de conciertos. Hay un interés más grande desde las instituciones por apoyar la música local, incluyendo programas de difusión de bandas valencianas en televisión.

-Creó la melodía de 'Cuiners i cuineres' de À punt junto a Jordi Sapena, ¿contribuye el audiovisual a revitalizar la música local?

-Claro, porque no deja de ser música. Hay técnicos de sonido y compositores que antes no podían trabajar y ahora tienen su espacio para desarrollar sus creaciones. Gracias a 'Cuiners' me han salido otras ofertas. La televisión es un amplificador muy grande y tiene que ser tu propia ciudad la que te ayude a ganar visibilidad. Yo trabajo en Madrid y estar en casa es un gusto.

-Ha participado en varios festivales como el de Les Arts, ¿benefician estos macroeventos a músicos independientes como usted?

-Hay dos lecturas y depende del festival. No es lo mismo un Sonorama que un Vida o un Primavera Sound. El concepto festival que está proliferando no creo que beneficie al tipo de música que yo hago porque no interesamos al público que acude. Digámos que somos la letra pequeña de un cartel que calienta los motores.

Fotos

Vídeos