Cuando imitar a Eugenio acaba en los juzgados

El actor valenciano Toni Climent, caracterizado del cómico Eugenio. /IRENE MARSILLA
El actor valenciano Toni Climent, caracterizado del cómico Eugenio. / IRENE MARSILLA

El valenciano Toni Climent, impulsor del show 'Meugenio', demanda al hijo del cómico por obstaculizar su carrera

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOVALENCIA

El actor valenciano Toni Climent se muestra feliz por la sentencia emitida por el juzgado de lo mercantil número 7 de Barcelona el pasado 29 de mayo que le permitirá seguir pisando los escenarios con su imitación, casi homenaje, del humorista catalán Eugenio. Climent ha logrado que el juez considere que las acusaciones vertidas por el hijo del cómico constituyan «un acto desleal de denigración de la reputación» del intérprete valenciano. Y le pide que «cese en las mismas». A lo que se refiere es, según Climent, a las presiones que el descendiente hizo llegar a varias salas españolas a partir del año 2014 para obstaculizar que le contratara. El hijo del humorista catalán sugería a los empresarios que podrían estar incurriendo en delitos de derecho de autor, consecuentemente los espacios declinaron contar con el valenciano para su programación teatral.

En esta historia sobre la disputa a causa de imitar a Eugenio hay que ir por partes. Climent es un valenciano de Xàtiva, curtido en los cafés teatro, que imita a Eugenio desde los 16 años. Un personaje que, ya de manera oficial, incluyó en sus espectáculos sobre las tablas. El propio intérprete relata a LAS PROVINCIAS que llegó incluso a actuar en el 40 cumpleaños del hijo del humorista. «Todo surgió porque en 2008 yo quería ponerme en contacto con la familia para pedirles permiso para contar los chistes. Gracias a la SGAE conocí al hijo de Eugenio. Quedamos y hablamos. Luego me pidió que participara en su fiesta de cumpleaños. Así lo hice. La viuda del cómico dijo que si cerraba los ojos podía ver a Eugenio en mi imitación. Para mí fue un honor que alguien que había vivido con él reconociese mi trabajo. Hasta me regalaron una camisa y unas gafas que había pertenecido al humorista», relata el valenciano.

El hijo de Eugenio comunicaba a las salas que Climent no podía imitar a su padre

Tanto es así que el hijo del cómico y el propio Climent –al que ha defendido el abogado José Enrique Segrelles– se asociaron para impulsar un espectáculo que rindiera tributo al genio del humor. Era 2009 y el contrato entre ambas partes sentaba las bases del espectáculo 'Reugenio'. «En él se recoge que él y yo hemos creado el personaje de 'Reugenio', que el hijo va a ser el representante y yo el intérprete», cuenta. Todo fue perfecto hasta que en 2014 se rescinde la relación contractual.

Climent sostiene que 'Reugenio' ya no puede existir más. Por eso, él impulsa otra imitación, a la que bautiza como 'Meugenio'. Según el intérprete valenciano, el hijo del cómico «contrata a otro actor y mantiene el espectáculo 'Reugenio'».«Confunde a los medios de comunicación y a los teatros, no les dice que ha cambiado de humorista. Utiliza la reputación de la obra que desarrollamos juntos para seguir exhibiendo el montaje», asegura Climent, quien acusa al descendiente del cómico de presionar a las salas que querían contratarle. Según recoge la sentencia, el demandado se dirigió a tres empresas, clientes del actor valenciano, asegurándoles que Climent «estaría vulnerando los derechos de propiedad intelectual, no podría utilizar el nombre de 'Reugenio' ni llevar a cabo la interpretación de 'Eugenio' de ninguna forma» así como «ni utilizar su obra intelectual, sus chistes, escenificación, escenografía e imagen».

Para el tribunal, «no cabe duda que las manifestaciones que se contienen en los documentos son aptas para menoscabar el crédito en el mercado del demandante». Es más, se recoge que «el señor Climent no tiene obstáculo contractual para explotar el personaje 'Reugenio'» aunque sí resalta que «tiene una clara limitación marcaria, al ser la parte demandad la titular de la citada marca». Asimismo, la sentencia recoge que no se aprecia en la parodia realizada por Climent que «se esté infiriendo un daño a la obra original o a su autor».«Se estima que la interpretación viene a rendir un cierto homenaje al personaje Eugenio, a la obra original, a través de su imitación». Y añade: «se considera la explotación de la obra original, cuyos derechos corresponden al hijo del descendiente, a través de otros actores que imiten la obra original, no resulta incompatible con la imitación que desarrolla el señor Climent puesto que al ser todas ellas parodia de la obra original, cada una tiene su propio ámbito, su propio mercado, su propio público pudiendo ser concurrentes o complementarios».

El magistrado rechaza que el descendiente del catalán abone al imitador 60.000 euros por incumplimiento contractual. Además, el magistrado no impone ningún tipo de pena a las partes. Lo único que pide es que el hijo de Eugenio cese en sus afirmaciones sobre Climent. Así que 'Meugenio', el personaje con el que el valenciano imita al cómico fallecido en 2001 seguirá subiéndose a los escenarios de los café teatros y espacios que ahora, con total tranquilidad, quieran contratarle. Aunque aún cabe recurso a la sentencia.

«Ya puedo trabajar sin miedo. He estado endeudado»

Toni Climent muestra su «alivio y felicidad» al conocer que podrá seguir desarrollando el personaje de 'Meugenio', su homenaje al cómico catalán. «Por calidad, soy el mejor que lo hace. No lo digo yo, lo dicen quien me ha visto. Ahora ya puedo trabajar sin miedo», asegura a este periódico. Desde que en 2014 rompió su relación contractual con el hijo del humorista, dice que ha mantenido el espectáculo de 'Meugenio', aunque el 'show' estaba «casi en coma».

«Han estado cuatro años intentando extinguirlo. Pero no he querido pararlo. Yo sabía que no había hecho nada malo», confiesa. Y va un paso más allá: «He estado endeudado por culpa de esto, he perdido nivel adquisitivo y mucho trabajo. Ahora tengo que tengo que volver a empezar a recuperar la reputación de mi carrera», afirma.

«La imitación la llevo donde me contraten, hace un mes, en mayo, estuve en Xàtiva y en Madrid. La semana que viene iré a Barcelona. Yo estoy por toda España. Ahora estoy tranquilo porque un juez ha dicho que han denigrado el espectáculo. Y lo cierto es que la propia familia de Eugenio ha sido consciente de que soy el mejor imitador del cómico», dice.

Más sobre Eugenio