«La disolución de Manel no es un temor, es una realidad que pasará»

Guillem Gisbert, Roger Padilla, Arnau Vallvé y Martí Maymó, ayer, en Valencia. / jesús montañana
Guillem Gisbert, Roger Padilla, Arnau Vallvé y Martí Maymó, ayer, en Valencia. / jesús montañana

La banda catalana, que arranca su gira el 9 de noviembre en el festival Deleste, presenta su quinto disco, 'Per la bona gent', en Valencia

C. VELASCOVALENCIA.

'Per la bona gent' es el quinto álbum de Manel. La banda catalana firmó ayer ejemplares de su disco en Valencia. La Comunitat es parada habitual del grupo. Primero fueron conciertos reducidos y luego los recintos se fueron agrandando. Han actuado en el Teatro El Musical, la Casa de la Cultura de Burjassot, el Palau de la Música y el Festival de les Arts, entre otros. Cambian los escenarios, pero ¿y ellos?. «'Per la bona gent' es el Manel de siempre, aunque este disco tiene más música electrónica, más 'samples' y algunos temas suenan a música urbana. Entiendo que el primer single, con la voz de María del Mar Bonet, descoloque a la gente. Está bien salir de la zona de confort», dice el vocalista Guillem Gisbert. María del Mar Bonet, Lluis Llach o Jaume Sisa transitan por el último álbum, algo que no ha sido algo buscado. «Somos la música que hemos escuchado», añade Roger Padilla. Senior i el Cor Brutal, Tardor o Zoo son algunos de los grupos valencianos que siguen los Manel.

A la hora de componer no se piensan en el público. «Nos basamos en nuestro gusto y a veces cuesta ponernos de acuerdo. Si te dedicas a pensar cómo lo va a recibir la gente, nos perdemos en un mar de dudas. El objetivo es que las canciones gusten y que lleguen», matiza Arnau Vallvé. «Nos gusta hacer canciones que funcionen, que entren en la cabeza de la gente», agrega Gisbert.

Este año Manel arranca por primera vez la gira fuera de Cataluña. Será el próximo 9 de noviembre en el festival Deleste. «Lo hacemos por pasta y por la paella», bromea Padilla. «Hemos roto la rutina de publicar disco en primavera y salimos en octubre. El Deleste es una buena fecha. Será el primer concierto y tendremos nervios», explica Gisbert.

Muchas de las canciones de 'Per la bona gent' hablan de la música, del oficio y de profesionales que trabajan en los escenarios. «Manel aspira a tener una trayectoria larga y saludable mientras nos lo pasemos bien», dice Padilla. «La disolución de Manel es una cosa que sabemos que pasará. No es un temor», asegura Gisbert. «Si ocurre será porque tiene que ocurrir, es decir, porque no estemos a gusto», añade Padilla. «Nos conocimos con veintipico años, llevamos 12 años haciendo canciones y cinco discos. Lo que venga, perfecto. Separarse no es un riesgo, es una realidad que está ahí. Evidentemente pasará», añade Gisbert. No envidian el éxito de Rosalía, la popularidad de Estopa o la maestría de Serrat. «Manel tiene todo de eso», bromea Martí Maymó. «Admiramos lo que ellos hacen, pero estamos muy contento con lo que hemos conseguido», matiza.

Un vara para medir la popularidad de Manel son las imitaciones que genera el grupo. La última fue un gag en 'Polònia', el programa de parodia política de TV3. Se lo toman a broma: «Sólo imitan a Guillem, el resto ni aparecemos», dicen. El vocalista interpreta la imitación como una señal de que están presentes en la cultura. «Sí que hay que ir con cuidado si un partido político utilizaran alguna canción para un mítin», añaden y recuerdan el caso de Coque Maya. «Cuando alguna marca de publicidad nos ha pedido canciones hemos dicho que no», concluye Vallvé.