Alejandro Sanz, el recadero de los Morancos