Monstruos del sol naciente

Una de las obras de la exposición 'Yokai: iconografía de lo fantástico'. /EP
Una de las obras de la exposición 'Yokai: iconografía de lo fantástico'. / EP

Los 'yokai', que aterrizan por primera vez en una exposición en Madrid, han sido una parte esencial de la tradición oral japonesa

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Comenzaron en la Edad Media como unos seres terroríficos. Eran los 'yokai', criaturas de forma anormal nacidas por el temor que suscitaban las catástrofes naturales -terremotos, tifones, tormentas- y por la necesidad de explicar aquellos fenómenos que a la población de la época les resultaban ilógicos -como las epidemias- pero que el ser humano del siglo XXI sí que comprende perfectamente. Se convirtieron en unas herramientas perfectas, primero como personajes de la cultura oral japonesa y después como los dibujos que reafirmaban esas historias para pequeños y mayores.

Pero el paso del tiempo y el avance tecnológico, en vez de destruirlos, provocó todo lo contrario. Una eclosión de los 'yokai'. Entre los siglos XVI y XIX, el periodo Edo, se popularizaron estos personajes que invadieron otros continentes más allá de sus tradicionales rollos horizontales ilustrados o 'emakimono'. «El motivo por el que se extendió la cultura de los 'yokai' se debe a que en esta época aparecieron muchas variedades de estos seres, que estaban relacionados de forma muy estrecha con la vida cotidiana de los japoneses y que fueron representados también en los vestidos, en los kimonos y en las armaduras utilizadas», explica el profesor Koichi Yumoto, comisario de la exposición 'Yokai: iconografía de lo fantástico' que acoge la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde mañana y hasta el 23 de septiembre.

Más de ochenta piezas, que incluyen grabados, pequeñas cajas, kimonos o los rollos. «Es una de las formas más tradicionales de comunicación de Asia. Se va contando la historia y desenrollándolo para que los espectadores vean los dibujos», añade Daniel Sastre de la Vega, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y comisario de la muestra, encuadrada en los actos de celebración del 150 aniversario del comienzo de las relaciones diplomáticas entre España y Japón.

Lo más habitual es que estas tiras ocupen entre uno y cinco rollos, aunque hay historias excepcionales que se han prolongado durante catorce o quince rollos. Metros y metros de un arte exquisito. «Un aficionado al anime o al manga podrá identificar algunos rasgos de los 'yokai' en los trabajos actuales. Tienen un origen, una historia y está aquí», explica el profesor Sastre, que añade que se podrán ver «dos exposiciones en una». A finales de agosto se cambiarán casi todos los objetos que, por motivo de conservación, deben volver a Japón, a la colección del profesor Yumoto, una de las mayores -sino la mayor- eminencia en este arte. A lo largo de su carrera ha conseguido reunir más de tres mil piezas originales, que a partir de la primavera del año que viene formaran parte del Museo de los Espectros de la ciudad de Miyoshi. Entre estos objetos estará el 'Rollo ilustrado del desfile nocturno de los cien demonios', una de las obras que contextualiza las historias tradicionales niponas y que también está en Madrid.

 

Fotos

Vídeos