El Medusa despide una edición de récord

Más de 300.000 personas han pasado durante cinco días por el Medusa Sunbeach. /LP
Más de 300.000 personas han pasado durante cinco días por el Medusa Sunbeach. / LP

El festival de música de Cullera reúne por primera vez a más de 300.000 asistentes a los conciertos

E. ORTIZ/N. CAMACHOCULLERA/VALENCIA.

Ni las altas temperaturas han podido con los más de 300.000 'meduseros' que hasta ayer pasaron por el festival de música ubicado en la localidad de Cullera. El Medusa Sunbeach cerró anoche su edición número seis, un año de récord que superó las cifras de 2018. La organización, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, confirmó que este ejercicio ha sido «muy positivo» y que la afluencia de público, a falta de que se haga el recuento oficial, permite celebrar que se han mejorado los datos de la pasada edición.

Asimismo, los responsables del certamen destacaron que están contentos porque no se ha registrado ningún incidente en los puntos violeta, los espacios destinados a denunciar cualquier tipo de agresión sexual, y que el calor ha sido combatido no sólo gracias a la piscina de 500 metros cuadrados instalada en el recinto sino también por el aumento del número de duchas donde refrescarse.

La cita pone el broche final a su sexta edición con la exitosa actuación de los 'dj's' Dimitri Vegas y Like Mike

Pero ayer, en el cierre del Medusa, el protagonismo fue para los 'dj's' Dimitri Vegas y Like Mike, un dúo de artistas que son considerados como los número dos del mundo en su género. No fue su primer paso por el festival, ya en 2017 triunfaron con canciones como 'Tremor'. También tomó el escenario Rainbow el artista dominicano de electrolatino Henry Méndez. Fue además el día grande para el espacio de techno Ressonance, con las actuaciones del británico Richie Hawtin y del barcelonés Paco Osuna.

El Medusa Sunbeach prepara ya la próxima cita. Atrás quedaron cinco días de fiesta en los que los 'meduseros' pudieron disfrutar de sus artistas favoritos. Este año el festival ha añadido un escenario, el Medusa Beachclub, en el cual por primer año los asistentes han podido disfrutar de conciertos de rap. Un escenario que tuvo su día grande en la noche del viernes, con las actuaciones de Mikel Delacalle, Rels B. y C. Tangana, el último de los cuales empezó su show 13 minutos tarde por problemas con las luces. El artista, vetado por el Ayuntamiento de Bilbao para actuar en la ciudad vasca, aseguró ante el público que «les molestan las palabras, pues vamos a decirlas todas juntas». El viernes fue además el día de Afrojack y Amelie Lens. El público llenó ambos directos pese a que la actuación de Afrojack estaba programada para las ocho de la tarde, una hora temprana para un festival de electrónica. El sábado le tocó el turno a Timmy Trumpet, Juan Magán y Sebastian Ingrosso. Trumpet animó a los valientes que fueron a verle con sus juegos con el público y el sonido de su trompeta. Juan Magán y Sebastian Ingrosso, por su parte, repasaron su repertorio. Magán cantó canciones como 'Usted', 'Soy un Don' o 'Bailando por ahí'. Ingrosso desempolvó éxitos de su etapa con Swedish House Mafia como: 'Greyhound', 'One your name', 'Leave the world behind' o 'Don't you worry child'.

Nacho Cano hace historia ante un entregado Sonorama

Había muchas expectativas en cómo sería la vuelta a los escenarios de Nacho Cano después de más de dos décadas sin subirse a las tablas. Y se cubrieron. Con creces. Lo que consiguió el ex componente de Mecano el sábado por la noche en el Sonorama Riberafue algo único. Pocas actuaciones han alcanzado en los 22 años de vida del festival de Aranda de Duero la entrega total del público y la perfecta comunión con los artistas que se logró anoche. Ni siquiera la lluvia, que apareció tímidamente en algunos momentos, se atrevió a interrumpir lo que está llamado a convertirse en uno de los momentazos del certamen.