«Hoy la Virgen se implicaría en los problemas de la mujer»

El escritor Miguel Aranguren, ayer en Valencia. /IRENE MARSILLA
El escritor Miguel Aranguren, ayer en Valencia. / IRENE MARSILLA

El escritor Miguel Aranguren presenta en Valencia el libro 'J. C. El sueño de Dios', una novela con los personajes del Evangelio

Laura Garcés
LAURA GARCÉSVALENCIA

Es posible hacer una novela de los Evangelios? ¿Se puede dar voz a aquellos personajes que no la tienen? El escritor Miguel Aranguren ha venido a demostrar que sí. Lo ha hecho con la novela 'J. C. El sueño deDios', un título que salió de la imprenta en diciembre. Ayer lo presentó en Valencia y en conversación con LAS PROVINCIAS desveló que en un «principio quería escribir una historia completa y vi que Cristo es un personaje inabarcable». Llegó entonces la novela en la que Aranguren «construye una vida hilada» pensando qué podría haber sucedido entre unos y otros pasajes. El escritor se ha preguntado «¿cómo era el entorno, de dónde venían José y María, cómo podían ser sus ascendientes?». Y «fiel a los Evangelios; nunca he tenido la intención de recurrir al escándalo», confiesa que «de alguna manera he reiventado los personajes» en una obra que convierte a los principales nombres del Evangelio en protagonistas de un argumento con tramas épicas e intimistas.

Le ha cautivado San José, de quien «no hay un sólo diálogo en el Evangelio, pero le he descubierto una gran dimensión», afirma el autor, quien le ha dado «mucha» voz «a él, al noviazgo con María y a sus miedos». Reconoce que su libro tiene cierto carácter «revolucionario».No ha pretendido una novela «pía para convencidos. No he querido que tuviera nada que ver con la iconografía relamida», señala. El escritor busca un «público heterogéneo».

En su trabajo también la Virgen se somete a la mirada del escritor, quien asegura que es «el personaje más complicado, está muy por encima de mi capacidad literaria. Es fascinante». Y dice de ella que si viniera al siglo XXI «estaría muy implicada en los problemas de la mujer, sería muy avanzada. Para muchos resultaría sorpresivo descubrir que su imagen tendría poco que ver con la que puede tener un no cristiano de un cristiano. Sería bastante rompedora». Hay novela y fe. Conseguir que los jóvenes lean inquieta a Aranguren, quien, además, con su libro invita a reflexionar sobre una cuestión evangélica clave: «¿Vosotros quién decís que soy yo?».