«La sociedad lleva tatuado el machismo en el tuétano»

Álex Rigola, en el Centro del Carmen /JESÚS SIGNES
Álex Rigola, en el Centro del Carmen / JESÚS SIGNES

El autor, que presenta 'Macho man' en el Festival 10 Sentidos, intenta con este trabajo cambiar la «insostenible» violencia contra las mujeres

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

El dramaturgo Álex Rigola presenta en Valencia, dentro del Festival 10 sentidos, su instalación 'Macho Man', un espectáculo de teatro documento sobre violencia machista con el que trata de despertar la conciencia del espectador sobre uno de los temas más preocupantes de la sociedad. El montaje se instala en el Centro del Carmen desde mañana y hasta el 19 de mayo.

–¿Qué quiere transmitir con 'Macho Man'?

–Sobre todo quiero intentar empatizar con todas esas víctimas potenciales de la violencia machista. He construido un dispositivo en el que cuando salgas, de alguna forma te quede tatuado que hay que hacer algo y que no sólo es respo0nsabilidad de los otros, sino que tú puedes ayudar a cambiar esa situación con tu día a día. De entrada reconozco mi machismo, producto de una sociedad que lo lleva tatuado en el tuétano. Mi propósito es intentar cambiar esta situación verdaderamente insostenible y, además, insoportable para todas las mujeres.

–¿Faltan hombres feministas o sobran machistas?

–Creo que para que haya menos machistas falta que toda la sociedad sea feminista.

–¿Cómo ve el teatro en este momento en España?

–Se me hace muy difícil hacer un pronóstico sobre todo lo que está encima de un escenario. Hay cosas con las que me siento muy próximo y otras que nunca voy a ver. En todo caso, como en el resto de Europa, hay cierta evolución, donde los nuevos lenguajes o ese teatro menos clásico empieza a imponerse ya no de forma residual, sino que empieza a ser un gusto en el que cada vez va entrando más gente y al que auguro un futuro mayor que el del teatro que hemos visto toda la vida.

–Dimitió de Teatros del Canal por su oposición a la actuación de la Polícía en relación con el 1-o. Aunque no es independentista, mostró un posicionamiento. ¿Cree que en el mundo de la cultura son necesarios más posicionamientos?

–Lo encuentro vital en mi vida, si no no dormiría tranquilo. No puedo decir lo que hacen los otros, pero en el fondo en muchas de las artes y, sobre todo en las escénicas, nos acostumbramos a analizar lo que sucede, a dar una visión porque supongo que algo queremos cambiar ya sea en las relaciones humanas o políticas. Tener la osadía de mostrar a un público tu visión de la vida y después cerrar los ojos ante según que hechos creo que no tendría que ir con los artistas.

–¿Faltan políticos que presten atención a la cultura?

–Sí. Hay excepciones y normalmente acaban siendo amantes de la cultura que terminan siendo políticos. Hay muy poco aprecio por la cultura por la mayor parte de los políticos. Siempre hay maravillosas excepciones. En general parece que aún no han entendido que la cultura forma parte de la educación, de la formación del ser humano. Hasta los 20 o 24 años tienes formación en centros de educación. Después te queda tu propia formación, la historia que vives y la cultura. La formación del ser humano está en transformación hasta su muerte.

–¿Qué proyectos tiene?

–Estoy en plena transformación y 'Macho Man' es uno de estos trabajos. Estoy viendo cómo tienen que ser los textos clásicos representados hoy. Para la próxima temporada estoy con dos espectáculos, uno sobre el existencialismo en torno al hecho de la muerte y una versión de 'La gaviota', de Chéjov.

Más información