Román deja la UCI

El diestro, dispuesto a salir a torear. /TXEMA RODRÍGUEZ
El diestro, dispuesto a salir a torear. / TXEMA RODRÍGUEZ

El torero valenciano es trasladado a planta y los doctores le recomiendan que empiece a dar pequeños pasos

JOSÉ LUIS BENLLOCHVALENCIA

Román fue autorizado ayer a abandonar la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Francisco de Asís en Madrid, donde permanecía ingresado desde la noche del domingo tras realizarle un bypass en la femoral de la pierna derecha que le había seccionado el toro de Baltasar Ibán en la plaza de Las Ventas.

«Se encuentra muy bien, no tiene fiebre y la herida está como tiene que estar en estos momentos. Tiene la pierna un poco inflamada pero sin complicaciones», asegura el doctor Máximo García Padrós, cirujano de la plaza de Las Ventas y una de las máximas autoridades médicas en heridas por asta de toro, que asistió al diestro en la enfermería y le acababa de visitar en el hospital.

«El proceso va a ser lento, pero va bien», manifestó el doctor a LAS PROVINCIAS. «Ya se le ha dicho que se ponga en pie y comience a dar pequeños pasos. Todo lo que está pasando es positivo, también se le ha quitado el drenaje de los vasculares y esperamos que siga así», aseguró el doctor, que encontró muy animado al torero «como es él, aunque ciertamente algo preocupado por las corridas que se va a perder. Me comentaba que le va a parar en un momento clave para él, pero tendrá que acostumbrarse, esta es la realidad de los toreros». Preguntado sobre si el que le estén pidiendo ya que apoye la pierna se trataba de un milagro, dijo que era solo «el resultado de hacer las cosas como deben hacerse y de la fortaleza y ánimo del torero».

Don Máximo, como se le conoce en todo el orbe taurino, aseguró que apreció desde un primer momento la gravedad del percance y cuando llegó el herido a la enfermería de la plaza estaba todo a punto: «El mismo nos infundió incluso ánimos. La herida es muy seria, con grandes destrozos musculares y encima tenía la lesión arterial y venosa que producían la gran hemorragia que todo el mundo ha visto».

Sobre la vuelta a los ruedos de Román, el doctor insistió en la necesidad de respetar los plazos que establezcan los médicos que le hagan el seguimiento a partir de ahora, y, sin querer concretar, sí dejó entrever que el mes de julio no debe contar ya para su temporada. «Aunque ya se sabe cómo son estos chicos, sería muy conveniente que esperase. Va estar sometido a un tratamiento antiagregante plaquetario y en esa situación cualquier golpe sería muy peligroso por las hemorragias que provocaría».

–¿Esa misma herida en la vida de una persona corriente, que no fuese un loco del toreo, qué plazos recuperación requeriría?

–Tiempo. Pero depende, muchos pedirían la incapacidad total pero también muchos toreros han pasado por el mismo trance y han vuelto a torear.

–¿Y en la enfermería son tan valientes como en la plaza o en sus manos se derrumban muchos mitos?

–Se derrumban muchos mitos, sí. Parece mentira pero es así.

–¡No me pinche doctor!

–Eso lo pide la mayoría. Román no, después de preguntar si era grave pidió que le durmiésemos ya.

Más información