Gloria Lomana: «La inmediatez es el pecado mortal al que se enfrenta el periodismo»

La periodista y escritora Gloria Lomana. / lp
La periodista y escritora Gloria Lomana. / lp

La escritora Gloria Lomana presenta mañana en Valencia 'Juegos de poder', una novela sobre la relación entre los medios, el dinero y la política

N. CAMACHOVALENCIA.

La periodista Gloria Lomana, decana en la dirección de Informativos en España, ha publicado recientemente 'Juegos de poder' (La esfera de los libros). Es su primera novela y en ella pasea por las cloacas de la política y los medios de comunicación para presentar a los lectores una trama llena de manipulación, información interesada y ambición. El libro, que va ya por la quinta edición, describe a un perverso editor que pone contra las cuerdas a políticos, utilizando a los periodistas para crear la opinión pública que más le conviene. Mañana, a las 19 horas, Lomana presentará en el Ateneo Mercantil de Valencia un texto que se adentra sin tapujos en las «relaciones incestuosas entre el periodismo, el poder y el dinero». Lo hará en compañía del director de LAS PROVINCIAS, Julián Quirós, y el del Levante-EMV, Julio Monreal.

-Decía la autora Doris Lessing que escribir es comprender. ¿Qué ha aprendido de las relaciones entre el periodismo y el poder que no supiera alguien con su larga trayectoria en los medios?

-Gracias a escribir 'Juegos de poder' he tenido una mayor posibilidad de análisis, he podido identificar situaciones que en el día a día uno no es capaz de detectar. La novela es un género que te permite jugar con la imaginación, con los personajes. Pero es verdad que tampoco necesitas irte muy lejos para poder describir unos juegos de poder como se ven en la novela. En la actualidad lo podemos ver en el caso de Cristina Cifuentes.

La autora estará mañana en el Ateneo Mercantil de Valencia a las 19 horas

-Lo que demuestra que la novela está muy de actualidad...

-Lo que cuenta este libro es que algunos personajes tienen una ambición desmedida. Demuestra que si se quiere controlar el poder lo que hay que hacer es conseguir un buen dossier y ofrecerlo por fascículos, ponerlo en circulación. En la novela las fechorías del personaje están limitadas a 400 páginas, pero algunas son muy similares a la realidad. La información es poder, eso lo sabemos todos y ,hoy en día, circula a gran velocidad. De un medio digital salta a una portada de un periódico, de ahí a los programas de televisión, después a las tertulias, a la radio y a los confidenciales. Eso es el Ciudadano Kane de nuestros tiempos.

-Asegura que no habría podido escribir esta novela hace 20 años. ¿Por qué?

-Ya he madurado y he visto mucho. Mi vida profesional puede partirse en dos etapas. La primera, en la que viví el periodismo desde abajo, haciendo oficio. La segunda mitad, es la que más cerca he estado del poder. No me imagino hace veinte años viviendo situaciones como las de la novela. Tenía que saber más y escuchar a más compañeros. Se trataba de acumular más vivencias y sabiduría.

-¿Conocen los ciudadanos esas cloacas del poder y los medios que destapa en el libro?

-Por suerte, la mayoría de los periodistas que yo he conocido trabaja por la verdad. Eso de la posverdad que se habla ahora me parece un eufemismo. Con el libro no quiero generalizar. Se pueden dar circunstancias entre el poder y los medios que si la gente las desconoce casi que es mejor porque sino desconfiaría mucho. Del periodismo no hay que desconfiar, es el garante de contrastar la información tan turbulenta que circula ahora. El periodista es el que vigila y contrasta, el que trabaja por una información veraz y rigurosa. Aún así, yo recomiendo a los ciudadanos que se lean 'Juegos de poder'.

-¿Cuáles son los males del periodismo en la actualidad?

-La enorme amenaza es no caer en la tentación de la inmediatez. Las redes son una fuente maravillosa, pero hay que ponerlas en el valor que les corresponde, no las podemos colocar como fuente instantánea. La inmediatez es el pecado mortal al que se enfrenta el periodismo. Si pretende competir con eso, dejará de lado su razón de ser. No hay que olvidar que informar es una responsabilidad enorme.

 

Fotos

Vídeos