«El diseño dota a las cosas de alma para convertirlas en objeto de deseo»

Las integrantes del estudio Yinsen, en Valencia. /DAMIÁN TORRES
Las integrantes del estudio Yinsen, en Valencia. / DAMIÁN TORRES

Las integrantes del estudio Yinsen aseguran que su actividad, como el resto de los trabajos creativos, «está mal pagada»

Laura Garcés
LAURA GARCÉSVALENCIA

Dos mujeres: María Pradera y Lorena Sayavera son Yinsen, un estudio de diseño gráfico activo en Valencia desde 2012. La consulta a su trayectoria obliga a detenerse en 2019. Este año ya han recibido dos bronces en los prestigiosos premios Laus, concedidos en Barcelona por Foment de les Arts y del Disseny (FAD). Además, un bronce en la European Design Awards –premios que en 2020 se celebrarán en Valencia– y una plata en los Graphis de Nueva York por los carteles de Fallas de 2018. Y también un oro en los galardones de la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana. En conversación con LAS PROVINCIAS María y Lorena analizan al unísono la situación que atraviesa el universo del diseño valenciano.

–¿Por qué Yinsen?

–Tiene muchas connotaciones. Nos gustaba yin y sen para indicar que somos dos personas, algo así como Zipi y Zape. La forma de la Y griega, dos caminos que se unen en un mismo proyecto. También está la parte de la publicidad yang y la yin. La primera está asociada a la masculinidad y la segunda a lo femenino. Nos gustaba que fuera un nombre sonoro y, además suena parecido a 'disseny'.

–¿Cómo ven el sector en Valencia en este momento?

–In crescendo. Siempre ha tenido un poso importante y en los últimos años se juntan generaciones mayores y jóvenes. Está dando una personalidad a la ciudad y se está poniendo en el foco de muchos. Hay gente de Madrid y de Barcelona que se fija en lo que hace Valencia.

–¿La posibilidad de que la ciudad se convierta en Capital Mundial del Diseño en 2022 qué supone?

–La capitalidad implica diseño industrial, de producto y gráfico. Es importantísimo. El hecho de que seamos finalistas dice mucho de la calidad que hay aquí y de la implicación que tienen las empresas y los diseñadores. Trabajar en el camino de esa capitalidad hace que nos unamos todos y el tejido que se genera es muy importante.

–¿La mujer pesa mucho en este universo?

–Cada vez más. Basta ir a las escuelas y ver que hay muchas chicas estudiando diseño. Es un camino que se va haciendo, cada vez habrá más mujeres independientes. De los estudios que hay en Valencia, que sean sólo de chicas hay algunos, pero no somos la mayoría. También hay mucho equipo mixto, que a veces esto se confunde.

–¿Queda camino por recorrer para que la sociedad entienda la importancia que tiene su trabajo?

–Sí. Se nota, sobre todo, en ciudades europeas donde está más implantado. Si tienes una estrategia de comunicación generas un producto atractivo con el que vas a ganar muchas cosas.

–¿El diseño es caro?

–Está mal pagado en general, pero pasa con todas las profesiones creativas, sobre todo desde la crisis. A la gente le cuesta invertir en diseño y en cualquier cosa. Se ha bajado mucho el caché en casi todas las industrias culturales. No se debe entender como un gasto, sino como una inversión.

–¿Es cultura?

–Sí. Es una mezcla de economía y cultura. Unas veces está más cerca de una u otra.

–¿Qué le dirían a alguien que no tiene clara su importancia?

–Lo más fácil es compararlo con marcas que conocen. Te alegra la vida. Ir por la calle o por un supermercado y ver todo feo, que no te llame la atención, es más triste que ver cosas bonitas.

–¿Qué reclamarían para el sector?

–Poder educar a la sociedad. La gente que no entiende el diseño es porque no lo conoce. Todos los que se acercan al diseño ven valores.

–¿Tiene carga emocional?

–Sí. Es algo así como por qué te pones esa camiseta que está vieja, pero tú quieres esa. Son cosas que puedes provocar, generar objetos de deseo que mires con cariño.

–¿Qué aporta el creativo al concebir una campaña o diseñar un producto para convertirlo en objeto de deseo?

–Dotar a las cosas de alma. Una mezcla de sentido común y creatividad de cada uno para generar ese alma que te toque emocionalmente para terminarte de enamorar.

–¿Qué futuro auguran al sector de la Comunitat?

–Valencia está bien, cada vez mejor, y va a ir a mucho más.