Pérez-Reverte acusa al Gobierno de abandonar a la RAE

Arturo Pérez-Reverte, en la presentación de su versión de 'El Quijote'./
Arturo Pérez-Reverte, en la presentación de su versión de 'El Quijote'.

"En lo que lleva de legislatura Mariano Rajoy no ha visitado esta casa", asegura el escritor, que califica como "un crimen" que El Quijote desaparezca de los planes de estudios

MIGUEL LORENCIMadrid

Arturo Pérez-Reverte es el feliz adaptador de El Quijote para la edición "popular y escolar" de la universal obra de Cervantes que la Real Academia Española (RAE) pone en su tercer centenario a disposición de estudiantes, profesores y lectores. El académico y escritor presentó y defendió "su" cualificada "poda" de la novela junto al secretario de la docta institución, Darío Villanueva, pero volvió a sacar su arcabuz de francotirador de Siglo de Oro para sacar los colores a la Administración y disparar contar todo lo que se mueve. "El Gobierno tiene abandonada a la RAE y es un gravísimo error", denunció Pérez-Reverte, para quien es "un crimen" que el Quijote desparezca de los planes de estudios.

Cargó las tintas contra la Administración y responsabilizó directamente de las carencias, los recortes y el olvido de la RAE a Mariano Rajoy, "que en lo que lleva de legislatura no ha visitado esta casa". "El Gobierno nos tiene abandonados, con ingresos recortados en tiempos duros y difíciles; ojalá este Quijote se venda bien para aportar oxígeno y recursos a la casa", deseó Pérez-Reverte, que no cobrará un solo céntimo por unos derechos de autor que sólo revertirán en la RAE.

"El Estado no se implica y está abandonando a la RAE de una manera peligrosa. El presidente no ha venido por aquí en cuatro años y esa dejadez y ese alejamiento no es bueno", agregó Pérez-Reverte, precisando que en la RAE "no se llora" y que él se limitaba a expresar lo que hay. "A título personal, me siento abandonado por el Estado como académico, y el abandono de esta casa eso es un error gravísimo", reiteraba.

Durante más de doce meses Pérez-Reverte ha trabajado en la adaptación de este Quijote que edita Santillana, con una tirada inicial de 30.000 ejemplares, un tercio de los cuales se quedan aquí el resto cruzara el Atlántico. "Ha sido un año intenso y de poda muy cuidadosa, en la que se ha cortado lo imprescindible y siempre con la intención de la que el hilo de las suturas entre los cortes, realizada con palabras de Cervantes, no se viera, de que no se notaran la costuras", resumió el académico.

Destinado a profesores y estudiantes de entre 14 y 18 años, la RAE y Pérez-Revete quieren abrir la puerta hacia la universal novela cervantina a unos estudiantes "que sabemos que se asustan, despistan y confunden con El Quijote". Es también una incitación a la lectura de El Quijote completo del que la RAE prepara ya una magna edición crítica, anotada y comentada por el académico y Francisco Rico, toda una autoridad, que estará en las librerías el año que viene.

"El Quijote no debe ser desterrado de las aulas; con él, un maestro inteligente puede hacer más por un estudiante que muchos planes de estudio", planteó Pérez-Reverte, que lamenta que solo en seis de los veintidós países de habla hispana sea un lectura obligatoria en los colegios. "Sacarlo de los planes de estudios no parece alejado del horizonte educativo español, y eso sería un crimen", denunció.