Julie Andrews, León de Oro honorífico en Venecia

GONZALO SÁNCHEZ

venecia. La actriz británica Julie Andrews recogió ayer emocionada el León de Oro honorífico de la Mostra del cine de Venecia, y lo hizo aplaudida como todo una figura «única e inimitable» del Séptimo Arte pasado, presente y futuro. El Festival se rindió a la actriz y le otorgó un reconocimiento que este año también ha ido a parar a las manos del director español Pedro Almodóvar.

Andrews, de 83 años, acudió a la Sala Grande del Palacio del Cine, reservada a las grandes ocasiones, y recordó los orígenes de una carrera que le granjeó los roles más icónicos de la historia del Séptimo Arte, como Mary Poppins, aquella extravagante institutriz.

«Aún me sorprendo, fui una chica afortunada que pudo interpretar papeles bellísimos», destacó al recoger la estatuilla, vestida con un traje de chaqueta azul celeste en raso, a juego con sus ojos y emocionada ante una ovación que se prolongó durante varios minutos.

La actriz, que se hizo famosa por su voz cristalina, rememoró que en Inglaterra, durante su juventud, solía cantar arias italianas, aunque desconocía su significado.

Ante la platea, Andrews reconoció que actualmente Venecia es «el primer festival del mundo», celebró su diversidad y reivindicó el poder del cine para unir a las personas.

«Mirando a la Selección Oficial de este año me vuelvo a dar cuenta del gran poder del cine para unir a la gente», destacó. Y zanjó su discurso con un consejo para las nuevas generaciones de cineastas: «Sed fieles a vuestros sueños, las recompensas de este mundo serán incomparables», prometió la intérprete de grandes películas de la historia del cine como '¿Víctor o Victoria?' y 'Sonrisas y lágrimas'.