El IVAM se afianza como epicentro de las viñetas

La fanzinoteca del IVAM se abrirá en 2020. / jesús montañana
La fanzinoteca del IVAM se abrirá en 2020. / jesús montañana

El museo valenciano abrirá el próximo año a los investigadores una fanzinoteca de cuatro mil títulos

REDACCIÓNVALENCIA.

El IVAM redobla su apuesta por el cómic y la ilustración. El museo valenciano se afinaza como epicentro de las viñetas. El próximo año abrirá su fanzinoteca, en la que se incluirán cuatro mil ejemplares que serán accesibles para los investigadores.

El cómic ha encontrado su espacio en un centro cultural que le abrió los brazos con la exposición 'VLC. Línea Clara' en el año 2016. Estuvo comisariada por el experto en esta materia Álvaro Pons, quien fue el artífice de la donación de ejemplares de Mariscal, Daniel Torres, Ana Juan o Ana Miralles que hoy fundamentan esa fanzinoteca que ha doblado su colección.

Después, llegaron otras propuestas como 'La casa. Crónica de una conquista', del propio Daniel Torres, y hasta hace unas semanas, la sorprendente muestra del valenciano Paco Roca, que con 'El dibujado' convirtió las paredes del museo en viñetas. Tal ha sido el éxito de esta apuesta que hace unos días se prensentó 'Diario de 'El dibujad0, un cómic que relata el proceso de creación de este proyecto y se convierte en testigo en forma de catálogo de la exposición. Con estos antecedentes, el IVAM es ya el epicentro de la ilustración, al menos en España, ya que la apertura de esta fanzinoteca es la primera de estas características que nace en el país. De esta forma, la colección de casi 4.000 volúmenes con la que cuenta actualmente la biblioteca del museo será de acceso libre para investigadores tras el proceso de catalogación que está llevando a cabo el experto en fanzines Eduardo Guillén Rodrigo, licenciado en Historia del Arte y apasionado de las viñetas.

La colección cuenta con ejemplares como 'Zap Comix' o 'Ademuz Km. 6', de Llobell y Micharmut En octubre se habrá logrado catalogar el 75% de los fondos donados por Álvaro Pons

La fanzinoteca del IVAM es casi única. Cuenta con ejemplares muy especiales como el 'Zap Comix' nº 0, de 1968, considerado como uno de los primeros de la generación 'underground', o el 'Ademuz Km. 6', de 1975, uno de los primeros fanzines españoles y el primero del que se tiene constancia en Valencia, realizado por ilustradores reconocidos como Sento Llobell y Micharmut. Los fondos también incluyen una gran variedad de volúmenes internacionales, tanto europeos como latinoamericanos y estadounidenses, según destacaron ayer los responsables del centro artístico valenciano.

La puesta en marcha de este proyecto se ha llevado a cabo gracias al apoyo de la Fundación Divina Pastora, que aporta 6.000 euros para financiar el proyecto. Asimismo, en el mes de octubre se habrá logrado catalogar el 75% de la colección de fanzines donada al IVAM por el Pons.

«La fanzinoteca avanza a buen paso, a pesar de las dificultades que conlleva catalogar fanzines», cuenta Eduardo Guillén sobre estas publicaciones, que ahora serán accesibles para todos aquellos intersados. En este sentido, afirma que los fanzines, a lo largo de su historia, se han caracterizado por ser publicaciones efímeras que nacían, se leían y desaparecían. Es por ello que el trabajo documental resulta muy complicado. «No hay depósitos legales, faltan los ISBN, a veces tampoco se detalla la fecha de publicación o el autor ha firmado con un seudónimo», explica Guillén sobre la ordenación de la colección.

La apertura de esta fanzinoteca en el centro de arte moderno «confirma la apuesta del museo por el cómic y la ilustración y la mayoría de edad de un género históricamente denostado que está viviendo una auténtica edad de oro de explosión creativa», subrayaron ayer desde el museo.