La investigación de la obra de la Catedral de Valencia afectada por el fuego en 1936, en marcha

Una de las obras de la Catedral de Valencia en proceso de restauración. / lp
Una de las obras de la Catedral de Valencia en proceso de restauración. / lp

El proyecto que dirige el Instituto Valenciano de Conservación empieza por el análisis de la tabla 'Santa María Magdalena y Santa Marta'

L. PAVÍAVALENCIA.

El Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación (IVCR+i) ha iniciado un proyecto de investigación sobre obras quemadas en la Catedral de Valencia en el incendio de 1936. Este análisis permitirá estudiar estas pinturas sobre las cuales no existe mucha documentación.

El proyecto ha comenzado por analizar la tabla titulada 'Santa María Magdalena y Santa Marta'. La obra debió formar parte de la predela del 'Retablo de San Narciso', de la Seo, pintado por Franci Joan (1481-1515) en 1503 por encargo de la Cofradía de San Narciso.

Esta pintura fue una de las afectadas por el incendio. Como consecuencia, la tabla sufrió un alto grado de deterioro por la carbonización de su superficie, lo que hace prácticamente imposible poder apreciar cómo era la pintura por el grado de daño de los materiales. La única información disponible sobre ella es una fotografía en blanco y negro que se conserva en el Archivo Adolf Mas (1860-1936), según relató la Conselleria de Cultura en un comunicado.

El delicado estado de conservación de la obra limita el tipo de análisis que se puede realizar

Por otro lado, el delicado estado de conservación de la superficie pictórica limita el tipo de análisis que se pueden realizar, ya que la obra debe permanecer inalterada durante su estudio.

Los escasos trabajos analíticos sobre pinturas dañadas por las altas temperaturas y el fuego fue lo que impulsó la idea de iniciar esta investigación. Para ello, se emplean técnicas de análisis no invasivas que tienen como objeto de estudio esta pintura, para así obtener la mayor cantidad de información posible sobre esta importante obra de arte, según recalcan desde el IVCR+i.

La investigación se inició con un estudio radiográfico, realizada en colaboración con la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de Valencia, con el fin de valorar el estado de conservación de la capa pictórica. La imagen de rayos X mostraba las formas de las dos santas, así como algunos detalles de sus vestidos, los dibujos subyacentes incisos y el paisaje existente detrás de ellas.

Esta información fue un punto de partida para el análisis mediante macrofluorescencia de rayos X, una técnica novedosa de análisis que permite conocer la composición química elemental de grandes áreas de la pintura para obtener datos sobre los pigmentos y colores originales.

La distribución de elementos clave como el plomo, hierro, cobre y mercurio, principalmente, ha permitido conocer que se empleó bermellón, blanco de plomo y pigmentos tierra para las carnaciones, posiblemente azurita en las vestiduras y verde de cobre en los paisajes del fondo.

El resultado de esta investigación permitirá conocer el estado de conservación de esta pintura quemada, y supondrá un buen ejemplo de cómo el avance de las técnicas de análisis permite abordar problemas que no eran asumibles algunos años atrás.