Un informe sobre la ciencia valenciana en el exilio divide al Consell de Cultura

REDACCIÓNVALENCIA.

El pleno del Consell Valencià de Cultura (CVC) acordó ayer reclamar la necesidad de ampliar el estudio de los científicos valencianos que tuvieron que exiliarse durante la Guerra Civil española y recuperar la memoria de sus actividades y recordar su legado.

Sin embargo, el informe dividió al CVC. Fue aprobado con la abstención de cinco miembros de la entidad, des de los cuales, además, emitieron un voto particular con sus objeciones. Pese a ello, el texto recibió el respaldo. El documento pretende reconocer la labor de los científicos valencianos que han sido «silenciados o poco reconocidos» como hitos de la ciencia, así como su influencia en la vida política y cultural de los países de acogida. Con ello, además, la entidad cultural quiere remarcar la pérdida de una élite de investigadores y de «un importante colectivo de profesionales al servicio de la sociedad».

En el informe, titulado 'El exilio en la Guerra Civil', se menciona a las Casas Regionales Valencianas en México y en París y a sus publicaciones y actividades, y a algunos arquitectos valencianos que continuaron ejerciendo en México, como Félix Candela, Ovidi Botella o Enrique Segarra.

Por otra parte, el CVC C aprobó también reclamar mayor protección del entorno de la zona arqueológica del Barranco de la Parra, donde se encuentra la Cueva del Conde de Pedreguer y cinco cuevas más con pinturas rupestres del paleolítico superior, así como sociedades cazadoras. Asimismo, se presentó la memoria de 2018.