Educar para innovar y emprender

Senén Barro, Luisa María Alcalde, Gabriela Rocha y Moís Cherem.  / Diego Simon Sánchez / EL universal
Senén Barro, Luisa María Alcalde, Gabriela Rocha y Moís Cherem. / Diego Simon Sánchez / EL universal

Futuro en Español habla en México de la adaptación a los nuevos modelos de negocio

INÉS MARTÍNEZCIUDAD DE MÉXICO.

Educar para innovar, la importancia del I+D+i para el crecimiento económico, el potencial ilimitado del español para construir comunidades y la necesidad de asumir los modelos contemporáneos de negocio junto a la importancia de la seguridad y la privacidad fueron los temas centrales que se trataron en el segundo foro Futuro en Español celebrado en Ciudad de México, una cita organizada por Vocento y el diario mexicano 'El Universal' que cuenta con el patrocinio de Mapfre, BBVA, Seguritech, Bimbo, Tierra de Sabor y Denominación de Origen Ribera del Duero así como con la colaboración de la Embajada de España en México, Barceló y Mezcal Amores.

Antonio Huertas, presidente global de Mapfre, destacó en su intervención que no vale solo con contar con el valor económico y el potencial del español, sino que hay que tener en cuenta que «el modelo está cambiando a una velocidad de vértigo» y recordó que hay que contar con los nuevos integrantes del mundo laboral, la generación Z, «muy exigente y que no concibe nada que no sea digital». «No solo traen nuevos modelos de negocio, sino de valores, con un comportamiento más decente, más ético y más transparente», añadió.

Su disertación dio pie a la mesa en la que participaron Manuel Aguilera, de Mapfre, José Luis García Delgado, de la Universidad Complutense y Óscar Campillo, de Vocento, en la que se estableció que si la innovación es imprescindible para el desarrollo económico, hay que potenciar el clima social para esa creatividad. La educación y la universidad también tomaron mucha importancia en el debate y se planteó la necesidad de que el mundo educativo sea flexible y se adapte a los cambios. Este tema continuó en la charla entre Gabriela Rocha, de Laboratoria México, Moís Cherem Arana, de BEDU, Luisa María Alcalde, del Gobierno de México y Senén Barro de la Universidad de Santiago de Compostela, en la que destacaron que existe una brecha gigante de talento en el mundo de la tecnología. Pero no solo se habló de educación, sino que uno de los conceptos que más interés despertó fueron las habilidades socioemocionales, algo que es difícil de enseñar y que se adquiere con la experiencia.

El momento de emprender

«Puede parecer un optimismo enfermizo, pero los números lo dicen: es el mejor momento para emprender». Con estas palabras dio pie Iñaki Ortega, de Deusto Business School, a la charla en la que junto a Alicia Richart, de digitalES, Alberto Francisco Lezama, de Púrpura Analytics y José Manuel Ramírez, de Bimbo Ventures, analizaron por qué la tecnología está ayudando a emprender. Se habló de la importancia de los datos y de cómo se transforman en conocimientos, pero sobre todo se debatió sobre la «casi incomprensible» velocidad a la que cambia la tecnología y cómo afecta esto al emprendimiento.

La última charla de la jornada versó sobre seguridad, y en ella Esteban Román de 'El Universal', Ernesto Herrera, del Gobierno del Estado de Yucatán y Ariel Picker, de Seguritech, se centraron en cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar al desarrollo social y de negocio. Sobre todo, en español.

La jornada, que cerró Juan López-Doriga, embajador de España en México, fue en resumen un análisis completo del infinito futuro que le espera al español como fuente de negocio y dejó sobre la mesa las posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen al emprendimiento.