Investigaciones

La desconocida historia del ribera de la Catedral

El'Santo Domingo' de la Catedral. /PACO ALCÁNTARA
El'Santo Domingo' de la Catedral. / PACO ALCÁNTARA

Atribuciones erróneas y restauraciones dudosas han marcado la vida del cuadro. La restauradora María Gómez señala un error de 1909 como origen de la confusión en la autoría y revela referencias a la pieza del Españoleto en la obra de Teodoro Llorente

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Hay obras de arte que, además de su calidad pictórica, poseen una maravillosa historia detrás, llena de curiosidades, de restauraciones desastrosas, de sucesos inimaginables o de vivencias insólitas. Son hechos que, ya sea por azar, por errores no intencionados o por acontecimientos que escapan a la lógica, albergan una leyenda en la que distintos personajes cumplen papeles muy significativos. Hace unas semanas, y como adelantó LAS PROVINCIAS, la revista 'Ars Magazine' desvelaba la investigación del doctor en Historia del Arte por la Universidad de Florencia Gianni Papi, en la que atribuía al pintor valenciano José de Ribera el cuadro 'Santo Domingo', situado en la Catedral de Valencia. Papi constató que la psicología del cuadro, las manos y el hábito del retrato coincidían con otra pieza realizada por el autor, un 'Rey David' datado en 1616. Lo hizo público, aportando también como prueba que el Archivo Amatller de Barcelona conservaba unas imágenes de este mismo cuadro datadas en 1931 en las que aparecía 'José de Ribera, siglo XVII'.

No obstante, cuando la doctora en Bellas Artes, María Gómez, restauradora valenciana experta en la recuperación de obras de arte quemadas, descubrió la investigación llevada a cabo por Papi, desempolvó su archivo. Viajó en el tiempo a 1993, año en el que ella misma había devuelto el esplendor a esta obra de Ribera. Gómez confiesa a este periódico que, durante los trabajos de rehabilitación de la ingente cantidad de piezas devoradas por las llamas que albergaba la Seo valenciana, otro experto, Joan Gavara, le alertó de la majestuosidad de la pieza. «Estaba muy ocupada con el resto de obras pero cogí la escalera y me subí a observar. En un primer momento, ya intuí que era un Ribera. Con más detenimiento y gracias a un estudio del soporte, supe que era del artista valenciano». La experta se fijó en un lienzo cuya trama y urdimbre estaba formada por ocho hilos. «Es un tipo de tela muy poco común en los pintores. Pero era la que Ribera utilizaba», cuenta de un cuadro que otros estudiosos atribuyeron a Pedro de las Cuevas, como así resaltó Gianni Papi. Pero la doctora Gómez sospechó de la autoría del Españoleto «pese a que la restauración de 1960 realizada por Francisco Calatayud era burda y había desfigurado el rostro de 'Santo Domingo'». Así que se puso manos a la obra y en 1993 rehabilitó sobre todo esa parte del cuadro. «No tardé ni una semana», confiesa.

La experta comunicó en 1993 al cabildo su sospecha sobre el Españoleto pero no fue tomada en cuenta

Gómez, que colaborará en la recuperación de la Catedral de Notre Dame tras el devastador incendio, aporta, además, nuevos datos a la investigación de Papi. «El cuadro fue posiblemente cortado para ubicarse en la capilla de Santo Domingo», añade. Pero ella asegura que «ni mucho menos fui la primera en atribuir la obra». «Teodoro Llorente ya recoge esta obra en el libro 'Valencia. Sus monumentos y artes. Su naturaleza e historia», afirma. Y relata también, que no obstante, Sanchis Sivera, en la gran recopilación que hizo en 1909 de todo el patrimonio artístico de la Catedral, aunque cita a Ribera, dice que algunos autores lo atribuyen a Pedro de las Cuevas, de ahí el error que ha perdurado en el tiempo. Gómez realizó un informe sobre la restauración del 'Santo Domingo' en el 93. Fue entregado al Cabildo de la Seo, pero cayó en saco roto. Un hecho que pasó desapercibido hasta la actualidad, que ha vuelto a salir a la luz.

La Seo presenta dos nuevas obras de Ribalta y Espinosa

La Catedral de Valencia presentará hoy la restauración de dos importantes cuadros, prácticamente desconocidos, que han sido localizados en la propia Seo y serán incorporados a su museo tras haber sido autentificados. De uno de ellos, 'Jesús y Juan el Bautista niños, su recuperación ha permitido descubrir la firma del pintor Francisco Ribalta. La otra obra es una imagen de Cristo yacente muerto y ha sido identificado como de Jerónimo Jacinto Espinosa.

Más noticias