El cómic valenciano dibuja el bicentenario del Prado

El dibujante Sento Llobell muestra algunos de sus trabajos. / D.Torres
El dibujante Sento Llobell muestra algunos de sus trabajos. / D.Torres

El ilustrador Sento Llobell prepara una decena de historietas para relatar escenas de la vida de la pinacoteca | La narración de la trayectoria del museo se plasma «en un estilo desenfadado» y alejado del protagonismo de los grandes personajes

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El cómic valenciano vive un buen momento. No son pocos los ejemplos que reflejan su protagonismo. Y ahora, con uno de los mayores acontecimientos culturales de España, la conmemoración del bicentenario del Museo del Prado, surge una nueva oportunidad para reafirmarlo. El dibujante Sento Llobell firmará un cómic que a través de una decena de historietas recorrerá la vida de la pinacoteca, un trabajo que forma parte de las iniciativas anunciadas por la institución entre las iniciativas programadas para 2019.

El ilustrador valenciano se encuentra entregando sus horas a los últimos trazos de su trabajo: «Lo estoy terminando», señala Llobell a LAS PROVINCIAS. Es el autor del guion y también de los dibujos a partir de una idea de José Manuel Matilla, como informan desde el museo.

De la mano de Sento saldrán una decena de historietas que darán cuerpo a un cómic que, como explica el autor, se desarrollará a lo largo de «un centenar de páginas» en las que se contarán «anécdotas reales de la vida del museo». Las viñetas se centrarán en acontecimientos que han acompañado «al público, a los trabajadores, los directores, la prensa...» y no en los datos oficiales, «esos ya los cuentan los historiadores», señala.

Sento afirma que este trabajo «supone un broche para mi trayectoria»

La información que facilita la pinacoteca aclara que los acontecimientos que plasmarán los dibujos de Sento son reales, basados en hechos documentados, aunque se trasladarán al lector con «un estilo desenfadado». La fecha de publicación que apuntan es junio.

Cuando el libro salga a la luz, los lectores podrán descubrir sucesos tan curiosos como los que hacen referencia al robo de las piezas del Tesoro del Delfín, el descubrimiento de la firma de un cuadro, el falso incendio del museo aparecido en la prensa, la capilla ardiente instalada en la rotonda de Goya por un director o algunas que tendrán a los visitantes como protagonistas, entre otras.

El museo también apunta que el libro arranca con una «ficción de recalca que el punto de mira del cómic no son las grandes personalidades, sino las historias personales, «mínimas», de quienes a lo largo de los años han contribuido a construir la vida de la institución de referencia para el arte en España.

La aportación de Sento al bicentenario, en palabras del propio artista, supone «un broche en mi trayectoria», que ya es larga y el «año que viene podría jubilarme de los encargos». Nunca hasta ahora había trabajado para un museo. Pero, en un momento histórico, se le ha presentado la ocasión.

Recuerda el dibujante que no es la primera apuesta de estas características impulsada por alguna pinacoteca. Son iniciativas que considera «importantes» para el cómic porque demuestran que estas instituciones culturales consideran la aportación de los ilustradores y «más en el caso del Prado, que es una colección de arte clásico».

 

Fotos

Vídeos