El Círculo de Bellas Artes se deshará de las pinturas para pagar la deuda

Instalaciones del Círculo de Bellas Artes. / Damián Torres
Instalaciones del Círculo de Bellas Artes. / Damián Torres

La institución centenaria negociará con la Conselleria de Cultura una dación de los cuadros para saldar el impago de 1,8 millones de euros

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El Círculo de Bellas Artes está dispuesto a ofrecer sus fondos pictóricos a la Conselleria de Cultura para saldar la deuda que esta le reclama por un montante de 1,8 millones. Pero para ello habría que pasar por un proceso de diálogo con el departamento de Vicent Marzà que evite la ejecución de la deuda a través de la Agencia Tributaria.

La más que centenaria institución está estudiando cómo actuar para alcanzar ese objetivo y evitar la extinción a la que parece estar abocada la entidad. El Círculo de Bellas Artes, según confirmó ayer el abogado Andrés Manglano, tiene previsto presentar a lo largo de este mes «un preconcurso de acreedores para suspender la ejecución de la deuda».

Esta medida permitirá al Círculo de Bellas Artes disponer de tiempo -unos cuatro meses- para negociar con la Conselleria de Cultura. Tal como expuso el letrado, la entidad estaría dispuesta a una dación en pago de los cuadros a fin de cubrir el montante de la deuda con las obras del fondo pictórico de la institución. Según la misma fuente ya se han realizado tasaciones por ambas partes para conocer el valor de esos bienes. La del Círculo fija el valor de los fondos pictóricos en 1,2 millones y la realizada por la Administración, en 800.000 euros. «Con la dación en pago se cubriría el grueso principal», insistió el abogado. Los cuadros pasarían así al patrimonio valenciano a través de la Consellería de Cultura.

El presidente del Círculo, que bordea la extinción, lamenta «la falta de voluntad política»

¿Qué ocurriría en el caso de que no se produjera el diálogo? El letrado responde a este interrogante destacando que si no se llegara a un acuerdo con Cultura, se ejecutaría la deuda por parte de la Agencia Tributaria. En tanto que el Círculo de Bellas Artes no dispone de otros bienes, sería con su fondo pictórico con lo que respondería. En este caso esos bienes también pasarían a ser públicos, si bien en este caso, como puntualizó el letrado, el Círculo de Bellas Artes se disolvería.

El próximo día 21 finaliza el plazo para que la institución cumpla con la obligación de pagar la cantidad de dinero que le reclama la Conselleria de Cultura. Hasta ese día, el representante del Círculo de Bellas Artes no dispone de tiempo suficiente para poner en marcha sus medidas, pero apuntó el letrado, que la ejecución se suspendería en el momento en que se presente el preconcurso.

La situación que rodea al Círculo de Bellas Artes parte de la reclamación por parte de la Conselleria de Cultura de 1,8 millones de euros después de haber vendido en julio de 2016 el palacete que la entidad adquirió años antes como sede de su actividad. El principal de esa cantidad asciende a 1,2 millones de euros por una subvención que en virtud de dos convenios, según fuentes de la conselleria, se concedieron al Círculo de Bellas Artes en concepto de subvención para cubrir costes de rehabilitación y adquisición del edificio. El resto responde a los intereses de demora.

Venta del inmueble

Dado que se vendió el inmueble y conforme a una cláusula del convenio, desapareció la causa de la subvención, como ayer expuso el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona. Ante esa circunstancia, el Círculo de Bellas Artes «tenía que devolver el dinero de la subvención y los intereses». El representante de la conselleria aseguró, además, que se ha reunido varias veces con directivos de la entidad para tratar de alcanzar una solución, pero aclaró que la Conselleria de Cultura no puede hacer más que «cobrar la deuda». Insistió en que el Círculo de Bellas Artes es deudor de la Administración.

El secretario autonómico apuntó que en alguno de los encuentros con los representantes de la institución, les ha hablado de la posibilidad de que negocien con la Agencia Tributaria. A ello añadió que si esa situación se produce y desde esta instancia administrativa se solicita el criterio de Cultura sobre si los fondos pictóricos de la institución resultan de interés para que pasen al patrimonio de los valencianos, desde la Conselleria se responderá afirmativamente, conforme al criterio que ya han emitido técnicos del servicio, siempre según lo expuesto por Girona.

No es el único detalle que apuntó el secretario autonómico sobre esas obras. También expuso que los cuadros podían pasar a ampliar los fondos de la Administración Autonómica en el Museo de Bellas Artes, pinacoteca que cuenta con fondos del Ministerio de Cultura, de la Academia de Bellas Artes de San Carlos y en menor medida de la Generatitat. Girona recalcó que a la conselleria también le preocupa que no desaparezca una institución como la que ahora se encuentra en la encrucijada para afrontar su pervivencia.

El presidente del Círculo de Bellas Artes, Gerardo Stübing, cuestionó días atrás el procedimiento que se ha seguido por parte de la Administración. Aseguró que la subvención no se llegó a cobrar en su totalidad y la entidad no recibió tal cantidad, sino que fueron 900.000 euros los que recalaron en el Círculo de Bellas Artes. Esa cantidad de dinero, «se gastó y justificó en su momento», explicó el responsable de la institución. Stübing lamentó «la falta de voluntad política» para solucionar una problemática heredada de las anteriores juntas directivas del Círculo de Bellas Artes.

Más