Carrera por el Oscar con sello valenciano

La actriz Greta Fernández, junto al actor Jesús Vidal, muestra las películas españolas preseleccionadas para los Oscar. / LP

La Paterna que rodó Almodóvar resulta preseleccionada junto a dos películas producidas en la Comunitat

MIGUEL LORENCI

«Todo puede pasar, pero la cosa pinta bien». Lo dice risueño, optimista y «muy agradecido» Agustín Almodóvar, hermano y productor de Pedro Almodóvar, al inicio de la carrera hacia el que sería el tercer Oscar del director manchego. Su cinta 'Dolor y gloria' ha sido seleccionada para competir en la categoría de mejor película internacional. Los miembros de la Academia de Cine la eligieron junto a 'Mientras dure la guerra', del también 'oscarizado' Alejandro Amenábar, y 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', una animación de Salvador Simó. Amenábar, que puede soñar con su segundo Oscar, sabe que la competencia con Almodóvar «será muy dura», pero se lo toma «como un estímulo». La solución, el 5 de septiembre.

La nominación era el paso lógico para la elogiada película de Almodóvar, que ha gustado tanto en España como en el ámbito internacional, y cuenta con el determinante aval del premio de interpretación a su protagonista masculino, Antonio Banderas, como mejor actor en el último Festival de Cannes. «Es un hecho constatado que la película ha gustado mucho y que los académicos la han votado. Estamos, por tanto, muy, contentos; no sorprendidos, pero encantados», dijo la también productora Esther García tras conocer la tripleta de aspirantes.

¿No hay dos sin tres?

Pedro Almodóvar cuenta ya con dos Oscar, a la mejor película de habla no inglesa por 'Todo sobre mi madre' (1999) y al mejor guion original por 'Hable con ella'. No hay dos sin tres, y esta vez parece más cierta la posibilidad de que el cineasta se haga con un nuevo Oscar, trofeo por el que habrá competido en siete ocasiones si es el nominado, algo que casi nadie pone en duda.

«Ahora es más difícil llegar; 92 países lo lograron el año pasado, pero creo que con la Academia de Hollywood está ocurriendo algo muy curioso: su política es contraria a la de Trump, que se cierra, mientras que la Academia se abre al mundo, y esto de alguna forma hace un poco más difícil también competir en la categoría de película internacional», apuntó Agustín Almodóvar.

Reconoce que el premio en Cannes es un importante avance, como la candidatura de 'Dolor y gloria' a los Premios de Cine Europeo. «El premio a Banderas en Cannes ha hecho muy visible la película. Antonio es muy querido en Hollywood y muy conocido, y eso será un valor añadido para una película realmente internacional», dijo. Banderas encarna a Salvador Maíllo, protagonista del autobiográfico retrato que realiza Pedro Almodóvar en su cinta.

La carrera hacia la preciada estatuilla coincidirá con el estreno y la promoción comercial de 'Dolor y gloria' en Estados Unidos, lo que permite competir en cualquier otra categoría. Algo que ya ocurrió con 'Hable con ella' y que haría posible que Banderas también pudiera optar al Oscar al mejor intérprete en la 92ª edición de los Oscar, que se celebrará el 9 de febrero en Los Ángeles.

Universal

También «muy contento» y «con mucho optimismo» recibía Alejandro Amenábar la nominación de su última película, en torno a la figura del pensador intelectual, escritor y catedrático bilbaíno Miguel de Unamuno, que encarna Karra Elejalde. Competirá en San Sebastián y llegará a las salas el 27 de septiembre.

«Es una película que aún no ha echado andar, como quien dice, y una noticia como esta hace pensar que no lo hemos hecho mal», dijo.

Sabe que la competencia con Almodóvar será «muy dura», pero eso para él «es un estímulo». «Cuanto más dura sea, mejor para el cine español. Cuantas mejores películas haya, mejor para todos», aseguró.

No considera un inconveniente que se trate de una película de tema muy español y con una figura tan vinculada a nuestra idiosincrasia y los trágicos hechos de la historia reciente. «Es, de alguna manera, una película sobre España, sobre cosas que le pasaban en el 36, que le están pasando ahora y que están pasando en todo el mundo», sostiene.

«Tengo, de hecho, enorme curiosidad por ver cómo se percibe y cómo se recibe en el Festival de Toronto dentro de una semana. Pero uno tiene vocación universal cuando hace sus historias», insiste Amenábar, que tras rodar en inglés 'Ágora' y 'Regresión' volvió al castellano y a España para recrear los últimos días de Unamuno, desde el estallido de la Guerra Civil hasta su muerte.

Tampoco para él recibir un Oscar sería una novedad, se lo llevó en 2004 con 'Mar adentro' -último para un film español-, pero no quiere fantasear con la posibilidad de recibir el segundo. «Los sueños te obsesionan de niño, y es cierto que de joven se fantasea con premios, aunque las cosas cambian cuando maduras. Está muy bien que te los den, pero tampoco es para estar soñando con ellos. El mayor sueño para mí es ver una sala llena de gente que quiere ver tu película», subraya.

Para todos

«Este premio no es sólo para mí, sino para todos los que se dedican a la animación en España», se felicitó Salvador Simó, a quien apabulla y abruma «estar al lado de dos grandes maestros como Amenábar y Almodóvar». En su animación 'Buñuel en el laberinto de las tortugas' Simó adapta el cómic homónimo que recrea 'Las Hurdes. Tierra sin pan', el controvertido documental del universal cineasta aragonés.