«Berlanga tiene un concepto ético sobre cómo debe comportarse el ser humano»

Jaime Chávarri, en el claustro de la Universitat de València. /IRENE MARSILLA
Jaime Chávarri, en el claustro de la Universitat de València. / IRENE MARSILLA

El director, que visita la ciudad para participar en un homenaje al autor valenciano, asegura que «el cine español siempre ha sido un milagro»

Laura Garcés
LAURA GARCÉSVALENCIA

Jaime Chávarri ( Madrid, 1943) visitó ayer Valencia para participar en el homenaje que La Nau ofreció al valenciano Luis García Berlanga. El cineasta, autor entre otras películas, de 'Bearn o la casa de las muñecas' o 'Las bicicletas son para el verano' habló con LASPROVINCIASde Berlanga y de las circunstancias del cine de hoy.

–Visita Valencia para participar en el homenaje que le ofrece La Nau a Luis García Berlanga en el encuentro titulado '¿Por qué Berlanga?'. Esa es mi primera pregunta.

–Me interesó mucho porque pensé que era precisamente la pregunta. Creo que hablando de conceptos generales, que es algo que se pierde cada vez más. Doy clase a jóvenes y lo primero que me asombra es que no tienen conceptos. Berlanga una de las cosas importantes que tiene, aparte del talento, es que posee el concepto de un país que va cambiando a medida que él va envejeciendo y progresando como director mientras que él tiene un punto de vista que va cambiando, no porque él cambie sino porque lo hace el país. Berlanga empieza hablando de un país en represión y acaba haciéndolo de un país vendido. Es capaz de ver lo malo de la represión y de la venta a lo comercial, pero con un punto de vista que permanece intocado. Esa especie de pureza de pensamiento es única. Dice lo que él ve. No se calla un pelo. Todo el tiempo hay un concepto ético basado en cómo debería ser el ser humano.

–¿Si Jaime Chávarri tuviera que hacer hoy una película, qué tema escogería de la sociedad española?

–El tema de la familia es muy querido para mí, pero lo que cada día me gusta más es la literatura y el teatro. Seguramente irían por ahí. Fíjate que temas tan comerciales.

–Usted ha adaptado obras literarias y teatrales al cine, ¿ha muerto esa relación en la gran pantalla?

–Como la gente no lee, generalmente si hablas de una película que es una adaptación de una novela, como nadie la ha leído, da igual que sea original o adaptación. Echo en falta una curiosidad general que permita enfocar cualquier disciplina como la música el teatro, el cine, la literatura como algo que forma parte de un conjunto.

–¿La pasión que despiertan ahora las series de televisión es una alerta para el cine?

–Las plataformas surgen porque en el cine había una alerta. El proceso es inverso. El cine cada vez se repite más a sí mismo. Es un arte maravilloso, pero está todavía limitado a una narración psicológica, argumental. Las series tienen la posibilidad de romper eso.

–¿Qué le espera al cine español?

–Nunca se sabe, siempre ha sido un milagro de la Virgen de Fátima. Nunca ha tenido porqué haber una industria y la hubo, gracias a un puñado de productores fantásticos, que querían hacer una película concreta. Le espera de vez en cuando alguna cosa estupenda. En el cine español no se hacen peores películas que en otros países.

–En alguna entrevista ha dicho que «para qué empeñarse en trabajar en un sistema que no es el mío».

–Esto se refiere a la preponderancia de las productoras de televisión en el cine. Es verdad que sin la tele no se podría hacer cine. Ha cambiado, llegas a la televisión y los responsables de cine ya son hijos y nietos de generaciones que no han leído, que no tienen curiosidad, no tienen criterio individual para saber si les gusta. Esto es peligrosísimo porque te lleva a la nada y cuidado, el cine siempre ha tenido la intención de ganar dinero. No educar el gusto es falta de curiosidad y no veo en un solo debate a ningún partido hablar de educación y sin esta no hay cultura.