«En el cine ha llegado el momento de los guionistas»

El cineasta Manuel Gutiérrez Aragón, ayer en Valencia. / Juanjo Monzó
El cineasta Manuel Gutiérrez Aragón, ayer en Valencia. / Juanjo Monzó

Manuel Gutiérrez Aragón Realizador y escritor | El director y novelista visita Valencia, donde confiesa sentir nostalgia del séptimo arte y no descarta volver a rodar

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El director de cine y novelista Manuel Gutiérrez Aragón visitó ayer Valencia para participar en el ciclo de cine de la Fundación Profesor Manuel Broseta en torno a terrorismo en el que se proyectaba su película 'Todos estamos invitados'. Habló de cine y literatura, su actividad actual, con LAS PROVINCIAS.

-Ha venido para reflexionar de cine y terrorismo a partir de su película 'Todos estamos invitados'.

-El tema del terrorismo se iba a abordar mejor cuando no lo hubiera. Dentro de la tormenta es más difícil hacer ficción porque los acontecimientos nos van atropellando. Cuando quieres escribir una novela o hacer una película sobre el terror, el día a día lo va cambiando todo. Por eso me parece normal que una novela como 'Patria', justo cuando ha terminado el terrorismo violento, sea cuando la gente se anime a leerla. Para la ficción, que el fenómeno sangriento haya pasado es muy importante. Queda ganar la batalla de la memoria. Espero que esta película contribuya a la reivindicación de las víctimas.

-Dejó el cine y pasó a la literatura, ¿se cuentan las historias igual en la película que en la novela?

-Fundamentalmente sí. Las leyes narrativas son muy parecidas, el interés, el suspense, el amor, el desamor. Dentro de cada película siempre hay un guión que es una narración. El cine, cuando se inventó, lo que copió fueron los melodramas de Dickens; está inspirado en la literatura. Dicho esto, todo lo demás es distinto.

-¿Volvería al cine?

-Volvería. Por qué no. Pero ahora tienes que pasar una serie de filtros como las televisiones. El público ha cambiado, hay menos gente en las salas. Ahora sería bastante difícil hacer aquellas películas que nos gustaron como las de Antonioni, Visconti, Saura o yo mismo. Sería difícil volver a ese tiempo de cine.

-Pero no descarta volver.

-No. Yo no descarto nada. Pero tampoco tengo ningún proyecto.

-¿Cómo ve la situación actual del cine en España?

-Hacer aquellas películas, más arriesgadas, es más difícil. Pero ahora la producción es más fácil y la cuelgas en internet y la puede ver muchísima gente. Pero el rigor narrativo se ha perdido.

-¿Cuándo empezó todo?

-Seguramente cuando las películas las financiaron las televisiones. Ahora donde hay más público e interés es en las series.

-¿Son buenas?

-Hay de todo. Ahora se ruedan con la misma calidad técnica que se rodaba el cine. Una película es una unidad narrativa temporal que sigue siendo única. Sigo apostando por el cine, frente a las series. Pero la 'serialidad' es un hecho.

-¿Qué futuro ve para el cine?

-Las nuevas formas narrativas llevarán a que los directores unas veces hagan películas y otras, series. Ha llegado el momento de los guionistas. Los directores entrarán y saldrán, pero el sello de autor está en las películas.

-¿Lo dice con nostalgia?

-Sí. Tengo nostalgia del cine. Lo echo de menos. Es una experiencia inolvidable.

-Este año ha publicado la novela 'El ojo del cielo', ¿qué relata?

-Narra una historia de cuatro mujeres, un poco en el fin del mundo porque han sido desahuciadas de su casa y se van a vivir a una cabaña extrema. Aunque parezca una novela social sobre la situación de la mujer, no es así. Es una novela fantástica, donde hay un árabe que cuenta historias a una niña pequeña y donde pasan muchas cosas. Aunque el sustrato es de novela social con su testimonio de mujeres y sus dificultades. No sé si ahora, con el movimiento feminista actual, yo la hubiera escrito, seguramente me lo habría pensado. Pero, afortunadamente empecé a escribirla antes. Ocurren muchas cosas y tiene algo de 'Las mil y una noches'.