CALOR Y POLÍTICA EN EL ALBERO

Román le dedica un toro a Ábalos, ayer. / irene marsilla
Román le dedica un toro a Ábalos, ayer. / irene marsilla

El ministro de Fomento en funciones no quiere perderse el regreso de Román al ruedo

POR G. MARTÍNEZ

Valencia ayer superó los 36 grados de máxima, pero eso no impidió que el coso tuviera una entrada más que aceptable y que la zona de sombra se llenara hasta la bandera. La brisa que se levantaba se hacía de agradecer. Volvía Román a ponerse enfrente de un astado tras la grave cogida que sufrió en San Isidro, por lo que recibió un merecido reconocimiento de la junta directiva de Tendido Joven. El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, no quiso perderse la faena y el torero se lo agradeció dedicándole el segundo. Ábalos vino acompañado por el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar-encargado de los asuntos taurinos de la corporación-, y, en esta terna política, también se dejó ver el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de la capital, Ramón Vilar. Tanto Gaspar como Vilar suelen ser habituales en la plaza del 'cap i casal'.

También repitió presencia en el albero valenciano el matador Vicente Ruiz 'El Soro', como ya lo hiciera el viernes en la faena de Duque y Varea. Ayer pudo ver con detenimiento la de Emilio de Justo y Román, mano a mano, con toros de Montalvo. Otro compañero ganadero -y vasco para más señas- como José Cruz, también presente, repartió saludos entre los asistentes.

Agustín Morera, expresidente del Valencia CF y reconocido empresario del transporte; Luis Sendra, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunitat; y el doctor Antonio López Almenar, fueron otras de las personalidades que ayer pasaron por el coso de la capital, en una jornada en la que además de agasajar con aplausos el regreso de Román al ruedo, el público asistente también participó en un emotivo minuto de silencio dedicado a la memoria de Francisco Gázquez Fernández 'Curro Valencia', que un 28 de julio, pero de 1996, perdía la vida, precisamente, en la plaza de toros de Valencia.

Emoción, aroma a puro y una tarde que la brisa hacía cada vez más agradable dejó una tarde de toros que invitaba al disfrute del público asistente.